La capital del país, sede de una de las principales universidades de México, es una de las regiones con mayor oferta y demanda de vivienda en renta por parte de jóvenes estudiantes, que buscan ubicarse en colonias cercanas a las escuelas.

De acuerdo con la publicación “Principales Cifras, Sistema Educativo de los Estados Unidos Mexicanos”, realizado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), en la Ciudad de México la matrícula escolarizada para el ciclo escolar 2017-2018 de nivel superior fue de 561,024 alumnos.

Razón por la que cada vez más los universitarios están en búsqueda de inmuebles cercanos a las aulas, para habitarlos en compañía de roomies, mismos que hacen más fácil el pago de servicios y principalmente el de la renta. 

“El 37%  de los aplicantes a una renta en Homie tienen un perfil estudiantil, es decir, personas entre 21 a 30 años que tienen una vida laboral constante o que dependen de un padre o tutor”, señaló Ricardo Franco, gerente de adquisiciones en Homie, en entrevista para Inmobiliare. 

Entre las zonas con mayor número de aplicantes se encuentran las colonias Copilco Universidad con un promedio de renta de 13 mil pesos; San Bartolo el chico con precios que oscilan entre los 10 y 11 mil pesos; y Pedregal Carrazco con un valor de renta elevado pero aún viable, en los 12 mil pesos, estás en el sur de la ciudad.

Por su parte, en el centro de la capital se ubican las colonias Tránsito en los 9,500 pesos; Guerrero y Doctores con un promedio de 10 mil pesos. Al oriente, con universidades como la Escuela Superior Zaragoza o la Facultad de Artes Gráficas de la UNAM, se pueden encontrar departamentos por 8,500 en la Agricola Oriental y 6,500 en la Agricola Pantitlan.

Al poniente, en colonias como Popotla, cercanas a Granada y la V sección de Polanco los precios se ubican en los 10 y 11 mil pesos, en desarrollos que cuentan con amenidades como gimnasio, salón de eventos, salas de cine, ludoteca, entre otros, a un precio más considerable.

Debido a esta demanda que Homie ha detectado en su portal, Ricardo Franco señaló que ofrecen total seguridad al propietario con respecto a la formalidad del inquilino, ya que se realiza una amplia investigación del mismo para verificar estados financieros, laborales y personales. “Nosotros ofrecemos dos garantías una de ellas es la de pago puntual y la garantía jurídica; revisamos bases de datos de listas negras tanto nacionales como internacionales, perfiles académicos, profesionales y focos rojos en prevención de lavado de dinero, lo que nos deja tanto a nosotros como a los demás bastante tranquilos”.