El incorporarse a la vida laboral, luego de haber disfrutado de un periodo vacacional, representa un riesgo de padecer síntomas de ansiedad en el 70% de los trabajadores mexicanos, esto de acuerdo con un estudio realizado por Regus, el proveedor global líder de espacios de trabajo.
Dicha información refiere que dos tercios de los mexicanos llegan a padecer depresión, desmotivación e irritabilidad al momento de integrarse a su puesto de trabajo después de varios días de descanso. Con base en estos datos, Regus ha desarrollado cinco consejos clave con la intención de que los empleados se reincorporen con motivación a su jornada:

Imagen de Archivo

1.- Corporación – Una posibilidad de regresar a la actividad cotidiana sin cambios bruscos es poder hacerlo desde un espacio de trabajo profesional que se encuentre cercano a su hogar o a las oficinas de sus principales clientes, permitiendo así adaptarse de manera gradual al ritmo acostumbrado.

2.- Coordinación – Dedicar tiempo para reunirse con su equipo de trabajo es vital, sin embargo, se recomienda llevar a cabo una llamada telefónica de seguimiento o establecer una videoconferencia, evitando que los empleados realicen desplazamientos largos y exista pérdida de tiempo en traslados.

3.-Optimización – Gracias a las facilidades que ofrece la tecnología, hoy en día es posible trabajar desde cualquier sitio y en cualquier momento, permitiendo que el proceso de reintegración al trabajo no sea pesado. Hacer uso de los dispositivos móviles como un smartphone o subir información a la nube, permite a cualquier ejecutivo estar comunicado desde cualquier lugar.

4.-Recortar – El comienzo de un nuevo ejercicio tras las vacaciones es una buena oportunidad para adoptar e incrementar diversas formas de trabajo flexible y reducir así los costos derivados de espacios fijos de oficina que en muchos casos, están desaprovechados, tal es el caso del uso del escritorio, el cual suele ocuparse tan solo en un 45%, generando gastos innecesarios.

5.-Bienestar –Implementar flexibilidad en la manera de trabajar, brinda la posibilidad de obtener un balance entre la vida personal y laboral. Continuar realizando actividades con amigos, pareja e hijos evita los efectos de la ansiedad o el estrés.

“No hay un truco que evite los efectos de la depresión post-vacacional en los trabajadores y las empresas, pero si hay varias maneras de minimizarlos. Darle al empleado la posibilidad de trabajar cerca de sus hogares o ubicarlos próximos a las oficinas de sus principales clientes, les brinda no sólo la posibilidad de adaptarse más rápido al ritmo laboral, sino también hace viable que la productividad de sus empresas no se vea afectada”, señaló Israel Reyes, director comercial de Regus en México.

Por Danae Herrera