Estamos cerrando un año positivo para el sector de la vivienda en renta, salvo excepción del desafortunado evento del 19s, las señales que tenemos del mercado son muy buenas. Por un lado, estamos viendo consolidarse empresas del ecosistema de emprendimiento con componentes de tecnología en diferentes áreas de la industria, lo que está dando pie a eficiencia y rapidez en general, eso siempre es muy positivo. La automatización, el uso de la data y las mejoras en las experiencias de usuario digitales serán protagonistas el próximo año.

Imagen de archivo

Desde otra perspectiva, vemos grandes planes de fondos de inversión inmobiliarios no sólo para vivienda en venta sino también para inmuebles habitacionales en renta. Esa es una excelente señal pues significa que la evolución de este mercado ha sido lo suficientemente buena en relación al pasado para también ser de interés de jugadores profesionales, esto conlleva que quien tiene una propiedad en renta tenga que ser más competitivo para no quedar rezagado con los fondos de inversión.
Jordi Greenham, CEO Homie

 
Otro punto interesante con el que nos quedamos y observaremos atentamente el próximo año es el crecimiento de este mismo sector en provincia, no sólo en ciudades como Monterrey donde se ha desarrollado de maravilla la industria del arrendamiento habitacional sino también nuevos jugadores como Puebla. Gracias a lo anterior, se está descentralizando la concentración de la oferta de vivienda en renta que anteriormente se basaba principalmente en la CDMX y genera opciones interesantes en otros centros económicos del país.
Las tendencias de las nuevas generaciones sobre la preferencia a ser inquilino respecto a comprar un inmueble son crecientes. La conclusión en Homie.mx es que tenemos que ser rápidos en evolucionar y adaptarnos a estas necesidades para satisfacer de la mejor forma la fuerte demanda que veremos el próximo año y esto es sólo el comienzo, pues será algo que veremos repetirse al menos los siguientes 5 o 7 años, sin duda.
Imagen de archivo

No podemos quedarnos en la edad de piedra, esta industria no ha evolucionado hace más de 50 años y tenemos salir de nuestra zona de confort para crear mejores procesos y a veces -o casi siempre-, significa aceptar la disrupción de los modelos conocidos y que para el bien de todos, llevará a una evolución positiva impactando a todos los jugadores del mercado inmobiliario. Ya sucedió con el transporte –Uber-, el entretenimiento – Netflix-, turismo –Airbnb-, entre otros.
Por Jordi Greenham, CEO Homie
 También lee 
El futuro viene en forma de datos

Proptech: el futuro inmobiliario está a la vuelta de la esquina