De acuerdo con el “Diagnóstico sobre Corrupción en el Sector Inmobiliario”, proyecto coordinado por la asociación civil Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y conforme al Índice de Percepción de Corrupción 2017, México se ubicó en el lugar 135 de 180 países (Transparencia Internacional, 2017). Mientras que el Índice Global de Transparencia en Bienes Raíces 2016 ubica a México en el bloque de países “semitransparentes”, en donde existe una importante brecha entre la regulación formal y su aplicación (Jones Lang LaSalle, 2016).

El informe señala que luego de una exhaustiva investigación, cuatro de las alcaldías peor calificadas en la CDMX fueron: Gustavo A. Madero, Álvaro Obregón, Cuajimalpa y Benito Juárez. Datos otorgados de forma directa por la PAOT (Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial – CDMX), indican que en los últimos 5 años se han recibido más 7 mil 200 denuncias en materia de construcciones y usos de suelo, de las cuales en su mayoría corresponden a edificaciones que rebasan los niveles y alturas permitidas.

Hasta octubre de 2018 la PAOT tenía un registro de 392 construcciones con niveles de más y cerca de 118 sin registro de manifestación de construcción. Otras de las principales querellas presentadas fueron por afectación de patrimonio, afectación de áreas verdes, presentación de documentos apócrifos, derechos adquiridos reconocidos indebidamente y amparos multiusos.

Ante este panorama, el mes de octubre de 2018 la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, acordó con diputados y alcaldes de Morena, detener el otrogarmiendo de permisos de construcción de megadesarrollos en 11 alcaldías de la ciudad, con el objetivo de llevar a cabo una revisión exhaustiva por parte de las autoridades capitalinas, lo que originó la clausura de diversas obras.

Pese a que la restricción sólo fue por un periodo de tres meses, como lo indicaba la ley, la Jefa de Gobierno expresó de forma precisa y contundente, ante medios de comunicación, que dichas medidas no pretendían frenar el desarrollo urbano, sino poner orden al sistema que durante años ha operado de forma anárquica.

Sin embargo, este mes de marzo se han actualizado las cifras, autoridades capitalinas informaron que derivado de la revisión de 48 de los 174 polígonos de actuación autorizados durante los dos pasados años, se hallaron irregularidades como asignación de un mayor potencial de construcción; determinación de límites de zonificación que originan una mayor área habitacional a favor del particular o a favor del proyecto; autorizaciones de mayores niveles de construcción; ampliación de la superficie de desplante; y relocalización de usos de suelo entre delegaciones, hoy alcaldías.

Ileana Villalobos, secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda, dio a conocer que en 24 polígonos ya se iniciaron juicios de lesividad ante el Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, con el objetivo de suspender su permiso. Además, en otros 20 donde la construcción no ha iniciado, se revocó el polígono, y en cuatro más, que ya están habitados, se aplicarán multas.

Finalmente informó que otros 17 proyectos en construcción están suspendidos por parte del Instituto de Verificación Admnistrativa (Invea).

Por Danae Herrera