En los últimos cuatro años, el número de desarrollos verticales en la zona metropolitana de Monterrey creció de forma constante.

De acuerdo con datos del portal inmobiliario Propiedades.com, el incremento en 2015 fue de 6.73 por ciento, en 2016 el aumento fue de 33.95 por ciento, mientras que en 2017, el inventario creció 9.18 por ciento.

Para el análisis se revisó el número de anuncios creados año con año, en los diferentes municipios que comprenden la zona metropolitana de Monterrey. Así, tenemos que hasta agosto de 2018 el número de anuncios casi iguala a lo que se ofertó el año pasado.

De seguir esta tendencia, el incremento del inventario de desarrollos verticales podría tener un incremento de 46.42 por ciento al cierre del año.

Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com señaló que las nuevas tendencias de desarrollo inmobiliario en metrópolis como Monterrey ahora están orientadas a la verticalización de la ciudad y se caracterizan por un uso más intensivo de las zonas centrales.

Estas ciudades, dado su perfil de crecimiento y expansión urbana, hoy son un polo de atracción para nuevos residentes que tienden a habitar departamentos, más que espacios horizontales”, apuntó González.

De todas las ciudades que conforman la zona metropolitana de Monterrey, los precios más altos de departamentos se encuentran en San Pedro Garza García, según datos de la Sección de Valores del portal inmobiliario.

Un inmueble a la venta en este municipio tiene un precio medio de 8.27 millones de pesos.

Además, la mayor oferta de departamentos se encuentra también en este municipio, el 42 por ciento de los inmuebles ofertados pertenece a este segmento.

En cuanto a los inmuebles más baratos, estos se encuentran en San Nicolás de los Garza, donde un departamento a la venta tiene un precio medio de 1.1 millones de pesos, aunque sólo el 6 por ciento de los inmuebles es de este tipo.

De acuerdo con el estudio Gran reporte de verticalización 2018 de la consultora inmobiliaria Grupo 4S, la ciudad de Monterrey se encuentra en un mercado consolidado dentro del ciclo del mercado inmobiliario, esto significa que hay ventas aceleradas, utilidades favorables, un aumento en los precios y nuevas construcciones.

“Las micro-ciudades han cobrado auge en el nuevo desarrollo vertical. Los proyectos de usos mixtos comienzan a ser la norma. Los nuevos lineamientos de asentamientos urbanos permiten mayores densidades y mejor  aprovechamiento de la tierra”, señala el estudio.

“Al observarse una mayor tendencia hacia el alquiler, la flexibilidad de este esquema permite consolidar este nicho residencial como la primera opción del residente en su primera experiencia inmobiliaria. Además, los niveles de beneficio y rendimiento son sólidos a mediano plazo”, concluyó Leonardo González

Por Propiedades.com

Este fue un artículo de la edición 110 http://inmobiliare.com/inmobiliare-110/