Los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (FIBRAS), son vehículos de negocio que permiten tener acceso al comercio inmobiliario de rentas, están diseñados para tener una administración profesional e institucional de inmuebles. Mediante esta figura los inversionistas individuales e institucionales tiene acceso a recibir crédito de propiedades sin tener que comprar o administrar directamente estos.

En México existe la Asociación Mexicana de FIBRAS Inmobiliarias (AMEFIBRA),que representa a 11 fideicomisos en el país de diversos sectores como: comercial, industrial, hotelero, oficinas u otro segmento que genere rentas en el país.

La institución es la comisionada del sector ante las autoridades regulatorias; informan sobre los beneficios, características y estadísticas de la industria. De igual forma promueve políticas de transparencia y homologación del reporte financiero y métricas de la industria.

Los socios fundadores cuentan con la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para operar como FIBRA; asimismo, estos cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y están regulados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Comité Directivo

Constituido para impulsar el trabajo de la asociación, de igual forma propone ideas y contribuye con el desarrollo de una cultura colaborativa.

Directora General: Josefina Moises.

Presidente: Luis Gutiérrez, Fibra Prologis.

Tesorero: Carlos Gómez, Terrafina.

Comisión de Normatividad y Mercados de Valores: Gonzalo Robina, Fibra UNO. Comisión de Comunicación y Mercadotecnia: Jorge Serrano, Fibra Danhos.

Asociados en AMEFIBRA

TERRAFINA: Su portafolio es industrial y constituido principalmente para adquirir, ser propietarios, desarrollar y administrar bienes inmuebles en el país. Su cartera de inmuebles son almacenes y otras propiedades de manufactura ligera, principalmente en mercados sólidos como en el centro, bajío y norte de México.

Fibra MTY: Constituido para adquirir, administrar y desarrollar propiedades. Su estrategía de crecimiento contempla inversiones que presenten oportunidades (por su relación riesgo-rendimiento, capacidad de reposicionamiento, sale and leaseback, build-tosuit, y similares) y son el primer fideicomiso en el país.

Fibra Danhos: Fundado para desarrollar, ser propietarios, arrendar, operar y adquirir activos inmobiliarios comerciales y de calidad premier en México.

Fibra inn: Formado para adquirir, desarrollar y rentar un grupo de propiedades destinadas a hospedaje del viajero de negocios en el país. Tienen contratos con franquicias, de licencia y uso de marca con cadenas hoteleras internacionales para operar sus marcas globales.

Fibra Prologis: Constituido con el objetivo de adquirir y administrar inmuebles destinados a actividades industriales en México.

Fibra Macquarie: Es administrada por Macquarie México Real Estate Management, S.A. de C.V., la cual opera dentro de Macquarie Infrastructure and Real Assets, una división de Macquarie Group y administradora alternativa global de activos y cuenta con bienes. Se enfocan en bienes inmuebles, infraestructura y sectores relacionados.

Fibra Hotel: Creado para desarrollar, adquirir, poseer y operar hoteles orientados a viajeros de negocios en los segmentos de servicios limitados, servicios selectos, servicios completos y estancia prolongada.

Fibra Shop: Se especializa en centros comerciales; fue fundada para adquirir, desarrollar y operar estos comercios. En su portafolio cuentan con 18 inmuebles.

Fibra HD: Diseñada para pagar distribuciones de efecto a los tenedores de sus certificados, provenientes del arrendamiento de las propiedades que formen parte del patrimonio del fideicomiso.

FUNO: Enfocados en la generación de valor sostenible para sus inversionistas mediante la operación, adquisición, venta y desarrollo de inmuebles para usos comercial.

Fibra Plus: Se apoya de un selecto grupo de desarrolladores y operadores de propiedades, así como en un modelos de negocio que integra verticalmente una cadena de valor que va desde la identificación de los conceptos y ubicaciones, hasta la operación, arrendamiento y estabilización de los inmuebles.

Por Rubi Tapia

Este artículo es parte de la edición 112 http://inmobiliare.com/inmobiliare-112/