La Central Fotovoltaica Guajiro en Hidalgo, se convirtió en el primer parque solar de la compañía Atlas Renewable Energy en el país. El complejo es parte de la primera subasta eléctrica a largo plazo en 2015, organizada por el Gobierno federal después de la Reforma Energética.

Con una inversión de más de 118 millones de dólares por parte de Atlas Renewable Energy y 88.5 millones en financiamiento a largo plazo proporcionados por Bancomext; la planta, ubicada en Nopala de Villagrán, tiene una superficie de 410 hectáreas y 370,000 paneles lo que da como resultado, una producción de 129 MWp, equivalente a generar cerca de 300 GWh anualmente.

De acuerdo con Camilo Serrano, Gerente General de la compañía en México, “El país ofrece un inmenso potencial para la implementación de parques de energía solar (…) con este proyecto apoyamos el objetivo que se ha propuesto el país de obtener un 35% de la generación de energía eléctrica a través de fuentes renovables para el año 2024”.  

La Central Fotovoltaica Guajiro tiene un acuerdo de compraventa de energía (PPA) con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por un lapso de 15 años, tiempo en el que otorgarán energía limpia a más de 120,000 familias por año. Para realizar la entrega de energía, el parque cuenta con una línea de transmisión de 230,000 volts con una extensión de siete kilómetros hasta la subestación Tañum de CFE.

Se estima que la operación de la Central Fotovoltaica Guajiro evitará la emisión de 215,000 toneladas de Dióxido de Carbono (CO2) al año, lo que puede compararse al impacto positivo para el ambiente que implicaría retirar de circulación 46,000 automóviles durante el mismo período de tiempo.

Como parte del modelo de negocio de Atlas Renewable Energy se plantaron más de 36,000 árboles y casi 7,000 mil especies no arbóreas dentro del área del proyecto. Además, se aseguró tener un manejo cuidadoso de la flora y fauna ya existente replantando aproximadamente 2,900 especies distintas de flora autóctona del área.