La preocupación mundial por el impacto ambiental también está presente en el sector de la construcción; con el paso de los años cada vez son más los proyectos arquitectónicos realizados con materiales ecológicos, los cuales para su fabricación y colocación llevan un proceso de baja o nula contaminación.
Por esta razón es que los jóvenes buscan crear alternativas de materiales que, además de utilizar desechos, generan un bajo costo para la edificación de viviendas sobre todo para las personas de escasos recursos. El uso de botellas de plástico o materiales naturales como el bambú son tema recurrente en este sector.
La Fundación Ecoinclusión en Argentina, es un ejemplo de fabricación de ladrillos con PET; para la producción de un ladrillo son necesarias 20 botellas las cuales son trituradas y compactadas con una máquina, lo que habla de una transformación limpia ya que no se utilizan hornos ladrilleros.


 
En México también existen innovaciones en este tipo de materiales. Los EcoLadrillos creados a base de tepetate –un tipo de suelo volcánico con alto contenido de arcilla-, cuentan con un diseño modular lo que permite ensamblarlos bloque por bloque parecido a un Lego; para su fabricación tampoco se utilizan hornos, ya que son expuestos al sol para perder su humedad.
Imagen de archivo

BioMason es el nombre de otro proyecto de fabricación de ladrillos, se trata de un método de cultivo a través de bacterias y microorganismos. Para su desarrollo se tomó como antecedente un estudio de la estructura de los corales, que crean un tipo de “cimiento” debido a la temperatura y microorganismos en el agua de mar.
Viviendas sustentables después del 19S
La cifra de familias damnificadas por los sismos de septiembre en los estados de Chiapas, Oaxaca, Morelos y Puebla es mayor que en otras partes del país. Las personas de escasos recursos que perdieron todo su patrimonio o parte de ellos durante estos eventos fueron las más afectadas, por ello se desarrollaron proyectos de vivienda temporal o permanente para las comunidades dañadas.
Imagen tomada de Agencia Informativa Conacyt

Tamakepalis es el nombre de la iniciativa para la construcción de hogares temporales a base de bambú en Puebla. El proyecto está integrado por miembros de la cooperativa Tosepan Titataniske, en coordinación con el Cupreder -Centro de Prevención de Desastres Regionales- de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla –BUAP-. La estructura, hecha de bambú es montada sobre un base firme de concreto con láminas en el techo y una malla de alambre alrededor de lo muros para recubrir de adobe, barro o cemento.
Imagen tomada de ArchDaily

También en el estado de Puebla, estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM entregaron, el mes de noviembre, la primer casa realizada con botellas de PET. Para lo cual fueron necesarias 15 mil botellas de un litro rellenadas con arcilla apiladas a manera de muro. De acuerdo con la universidad, se pretende construir más viviendas de este tipo en Oaxaca y Cuajimalpa.
Por Mónica Herrera
También lee
120 millones de pesos para la reconstrucción de viviendas en Tlalpan