Con el objetivo de conocer el comportamiento del suelo en la Ciudad de México después de la construcción de un nuevo rascacielos, Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México dio a conocer que es necesario crear el Servicio Geofísico Geológico de la CDMX “la propuesta es que cada que vemos que se construye un rascacielos se hacen grandes excavaciones y ahí hay una gran riqueza en todos los cortes que se hacen de carácter geológico, es decir, conocemos todas las capas y grosores con sus características, por lo que, eso nos permite entender la forma en que se podría comportar el suelo después de que se construye el edificio y en sus alrededores, pero esa información es la que hoy se requiere pero está en diferentes oficinas y cuando construyen de nuevo se vuelve a hacer, incluso hay muchos estudios de geofísica asociados con este tipo de construcciones y en toda la ciudad”, explicó en entrevista posterior al Foro “Después del 19S ¿Cómo construir una Mejor Ciudad? desarrollado en el mes de enero.

Atlas de riesgo de la CDMX

Hugo Delgado, fue enfático al mencionar que la información sobre el suelo en la CDMX está dispersa en distintas dependencias tanto locales como gubernamentales, cada vez que ocurre un sismo se pregunta cómo es el subsuelo, cuando ese tipo de información debería estar concentrada en un solo sitio, así como la información sísmica de dónde está temblando y cómo está temblando.

Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica- UNAM

“Le llamamos servicio porque debería tener un repositorio de datos que permitan regionalizar los fenómenos y obviamente, la forma y lugar donde se debe de construir, lugares donde no se pueda desarrollar áreas verdes. Adicionalmente, sabemos que la ciudad es dinámica y la regionalización que se ha hecho de las características sísmicas de la Ciudad de México está cambiando por la simple y sencilla razón de que seguimos extrayendo agua y los estratos que contienen agua se han venido disminuyendo su espesor y eso implica que la forma en que vibra el suelo ante un sismo ha cambiado”, explicó el Director del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Sin embargo, consideró pertinente realizar un monitoreo y ya no sólo quedarse con la parte de realizar estudios porque es necesario establecer nuevas formas de observar y vigilar cómo se comporta el subsuelo para eso se requiere que una sola entidad se dedique a esta tarea.

imagen de archivo

“Antes de construir las edificaciones el suelo se comporta de una manera y posteriormente, se comporta de una distinta porque las características del suelo han cambiado y si seguimos utilizando la información que se había adquirido estaremos construyendo con algunos problemas”, finalizó Hugo Delgado.

Por Catalina Martínez Quintero

También lee 

Mancera envía iniciativa de decreto a la ALDF sobre recursos para reconstrucción

Aumentan soluciones ecológicas en el sector de la construcción