La alta demanda de vivienda en la Ciudad de México ha dado paso a que sólo ciertos segmentos sociales de la población adquieran una propiedad en lugares cercanos a fuentes de transporte, trabajo y esparcimiento debido a los altos costos que representan las zonas centrales de la capital. La información fue dada a conocer durante la conferencia de prensa realizada por la asociación civil Mejor Ciudad.

El principal motivo de discusión fue la escasez de vivienda asequible y el aumento de precios en la CDMX, lo cual excluye a la población económicamente menos favorecida, pues según su información, en los últimos tres años la oferta del sector medio ha disminuido un 8.6%, mientras que el mercado residencial ha aumentado 18.5 por ciento. Por lo que la ONU Hábitat, ubica a la capital del país entre las ciudades más excluyentes de América Latina.

Imagen de archivo

De acuerdo con Gene Towle, Director de SOFTEC y miembro del Consejo Consultivo de Mejor Ciudad, el último trimestre del 2017 la ciudad cerró con un incremento en los precios -de vivienda- unitarios: 32% el mercado medio y residencial, 31% para el segmento económico y 43% para el segmento social.

Asimismo, Dolores Franco, Presidenta del Colegio Mexicano de Urbanistas, comentó que los principales factores de exclusión de habitantes son la dificultad y lentitud para gestionar permisos y licencias, lo que promueve la especulación en tierra e incrementa los costos.

Cortesía Mejor Ciudad

Sin embargo, los expertos señalaron que con la llegada del nuevo gobierno se tiene la oportunidad para cambiar el estatus quo del desarrollo urbano actual en la CDMX, de promover un marco regulatorio eficiente para la construcción de vivienda e infraestructura adecuada y de generar asequibilidad en el mercado inmobiliario para población de diferentes segmentos económicos, lo cual coadyuvará resolver problemas como la movilidad, sustentabilidad y la seguridad, entre otros.

Por su parte, Janet de Luna, Directora de Proyectos de Mejor Ciudad, indicó que el ordenamiento y planeación de largo plazo de nuestra ciudad es un tema urgente y necesario, por lo que hizo un llamado a la sociedad civil para acompañar, vigilar e incluso acelerar la agenda para agilizar los plazos estipulados por la Constitución de la Ciudad de México en la creación del Plan General Desarrollo y el Programa de Ordenamiento Territorial.

Por Mónica Herrera