Por Iván Cruz
El proyecto del Centro de Transferencia Modal –Cetram-  que se construye en  Chapultepec fue cuestionado por vecinos y autoridades por la incertidumbre de una posible invasión a las áreas de reserva ecológica y daño a los monumentos históricos aledaños, en este caso la fuente de Belén, por esa razón el titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México -Seduvi-, Felipe de Jesús Gutiérrez y miembros de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal –ALDF- realizaron un recorrido por las obras para aclarar estas cuestiones.
CETRAM 3Durante la inspección se mostró que las obras no afectarán la zona del Bosque de Chapultepec y que respeta la Fuente de Belén, que data de mediados del Siglo XVIII, la cual contará con la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia -INAH- para su restauración y dignificación.
Jesús Gutiérrez explicó que aunque es un convenio público-privado la concesión no se venderá a futuro, pues al finalizar el periodo que dura este acuerdo volverá a formar parte del patrimonio de la ciudad, tal como sucederá con el Cetram de Metro Zapata y la Central de Abasto, en cuyas obras se aplicó el mismo esquema de asociación.
Por otra parte el secretario de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana de la ALDF, Raúl Flores, señaló que actualmente por el Cetram Chapultepec circulan 220 mil personas diarias en días laborales, 2.2 millones al mes y 33 millones al año. Estas obras reactivaran la economía local, brindaran mayor seguridad, además de mejorar la imagen urbana de la zona.