Hay ocasiones en que las personas no adquieren una propiedad porque tienen la idea o piensan que es muy cara, asimismo el poder comprar una vivienda representa invertir una gran cantidad de dinero, sin embargo, no es así, y el hacerse de un patrimonio puede ser muy accesible. 

David Hoffs, Director de estrategia de Qaya, comentó que una solución indispensable para comprar una vivienda es administrarse económicamente. “Costear un inmueble puede ser más fácil de lo que se cree, pues adicional a las facilidades crediticias existentes, un buen método para dar velocidad a la compra es el ahorro”. Ante esta situación, la comercializadora inmobiliaria Qaya recomienda lo siguiente:  

Terminar con las deudas, porque de acuerdo con el Banco de México (Banxico) aproximadamente 50% de los mexicanos tienen cuentas sin liquidar, esto debido a que han utilizado tarjetas de créditos como primera fuente de pago. 

“Hay veces que puede ser muy tentador adquirir productos o servicios que no se necesitan, esto por el simple hecho de tener dinero extra el cual dan las tarjetas de crédito, sin embargo, hay que recordar que ese dinero no es propio y sin importar que se resuelva el impulso de compras en el momento, se tendrá que pagar eventualmente, y de no hacerlo en tiempo, hasta saldrá más caro por los intereses que se generen”.

El siguiente paso es designar un presupuesto mensual, para que los ahorros se vean reflejados a un plazo medio y el objetivo de obtener una vivienda sea posible. Según la Comisión Nacional para la Defensa de Usuarios de Empresas Financiera (Condusef) sólo 40% de los mexicanos cuenta con la cultura del ahorro.

“De acuerdo con la Condusef, el 12% del salario mensual se emplea en gastos hormiga, por ejemplo: cafés, taxis o comida chatarra, o servicios de streaming, entre otros. Si ese presupuesto se designa al fondo para un patrimonio, la suma de dinero necesario tendrá frutos más rápido”.

Otra forma de acelerar la meta para comprar una vivienda es deshacerse de lo que ya no se necesita y que este en buen estado, esto con el fin de obtener un ingreso extra, por ejemplo: vender ropa, accesorios, cámaras, computadoras, teléfonos y objetos que ya no utilices por Internet.

Así como aprovechar el potencial que uno tiene, es decir, si se tiene el conocimiento de un tema, ya sea en arquitectura o en administración de recursos humanos, se puede utilizar la experiencia que se tiene en ciertos temas y cobrar por consultorías extras del trabajo formal que se tiene.