El principal objetivo del internet nació con la necesidad de la personas de conectarse con ordenadores y/o servidores. “Pero hemos llegado a un punto en que no solo las personas utilizan internet, los dispositivos, las cosas que tenemos por casa también tienen que conectarse […], para facilitarnos la vida, para decirnos dónde está el parking, cuál es nuestro consumo energético o qué necesidad tenemos en el frigorífico de casa”, expresa Juan Gabriel Gomila, instructor de Udemy.

Considerando el costo que este tipo de aplicación tecnológica dentro de los hogares, requiere, Udemy, plataforma global de cursos online de negocios, lifestyle y tecnología, expone algunas recomendaciones para hacer un hogar inteligente de manera económica y accesible a través del IoT:

  • Amortiguar la inversión inicial con la implementación de estos gadgets de forma paulatina, iniciado por la iluminación o cierres eléctricos en puertas y ventanas.
  •  Programar softwares con herramientas accesibles de programación tipo Arduino (comunidad internacional que diseña y manufactura placas de desarrollo de hardware para construir dispositivos digitales y dispositivos interactivos).
  •  Conectar gadgets por cable (y no por wifi), ante inconvenientes como la falta de electricidad y debido que tiende a ser mucho más económico.
  •  Comprar apps y soluciones tecnológicas ya disponibles en el mercado.
Juan Gabriel Gomila, instructor de Udemy

Udemy, firma norteamericana, ofrece diferentes lecciones online como el curso denominado Internet de las cosas, una introducción al mundo conectado, que tiene como finalidad el introducir al usuario a esta plataforma tecnológica de forma segura. “Un hogar inteligente es una arma de doble filo, puede facilitarnos la vida pero si nos lo hackean puede ser muy peligroso”, advierte Gomila.

México frente a la adopción del IoT

Sin duda, esta interconexión digital de objetos es considerada una ventana de oportunidad hacia una mejor calidad de vida y productividad, con la integración de estas tecnologías en nuestro día a día. Como país, México está enfrentando esta adopción del IoT, mercado que a nivel nacional alcanzó en 2016 un valor de 3 mil 300 millones de dólares.

En volumen, esto equivale a poco más de 8 millones de objetos conectados según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que a través de un ejercicio de exploración de las direcciones IP de diferentes dispositivos en proporción de la penetración de dispositivos conectados, corresponde al 6.3% de la población mexicana. A nivel global, se espera que para el 2020 existan más de 20 mil millones de dispositivos conectados a Internet.

Dentro del índice de desarrollo de soluciones IoT en América Latina, elaborado por la consultoría Deloitte, México ocupa la cuarta posición con una puntuación de 3.65, detrás de Chile (4.43), Costa Rica (3.90) y Brasil (3.78), lo que se traduce a que es necesario realizar esfuerzos políticos y económicos para fomentar el desarrollo del IoT en el mediano y largo plazo.

En efecto, México es uno de los mercados más importantes en innovación tecnológica en Latinoamérica, “al ser el país que empieza a atraer la atención de jugadores locales (que tal vez no estaban involucrados con la industria), como a más jugadores extranjeros, por lo que enfrenta el reto de prepararse mejor […] En términos del ciclo de negocios, de desarrollo de oportunidades de negocio, todavía tenemos que aprender y desarrollarnos bastante, el reto más fuerte está justamente en saber adaptarnos al entorno cambiante, a las necesidades de los propios usuarios”, finaliza Sergio Gaitan, representante de AVIXA.

Por Danae Herrera

Este es un fragmento del artículo HOGARES INTELIGENTES: LA APLICACIÓN DEL INTERNET DE LAS COSAS -IoT, de la edición 110 http://inmobiliare.com/inmobiliare-110/