Con una inversión de 23 mil 500 millones de pesos (mdp) de recursos públicos y privados, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador contempla llevar a cabo la ampliación del Puerto de Manzanillo en la Laguna de Cuyutlán.

Posicionado como líder nacional en movimiento de carga en contenedores y tercer lugar en América Latina, Manzanillo ha movilizado en lo que va del año cerca de 13.5 millones de toneladas de carga y 1.24 millones de contenedores de 20 pies (TEUs); 1.2 y 4.8 por ciento superior al mismo periodo del año pasado, respectivamente.

Por lo anterior, el proyecto de ampliación incluye la construcción de 4 nuevas terminales: una especializada de contenedores (TEC) con capacidad para movilizar 1.75 millones de TEUs al año, otra para granel agrícola, una para granel mineral y otra más para hidrocarburos. 


Aunado a ello, también se tiene previsto la construcción de cinco presas de retención de azolves en el cauce del arroyo Punta de Agua y la modernización de la planta de tratamiento de Agua de Salagua con el objetivo de estrechar la relación puerto-ciudad y conciliar el desarrollo portuario con el medio ambiente.

Cabe señalar que en la zona norte del puerto, ya se han realizado  obras de infraestructura portuaria y de mitigación ambiental, así como dragado del canal de navegación, limpieza de canales y reforestación del vaso lacustre y sus márgenes. 

Con la finalidad de salvaguardar el medio ambiente y cumplir con las obras de mitigación, el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante (CGPyMM), y la API Manzanillo, realizará evaluaciones trimestrales a los trabajos de seguimiento, así como inspecciones rutinarias, en coordinación con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA). Como parte de estas obras, se busca que el Comité Intersectorial declare a la Laguna de las Garzas como área protegida.