Tras la reunión sostenida con los gobernadores de Yucatán, Tabasco, Chiapas, y Quintana Roo, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, anunció que se llevará a cabo una amplia consulta ciudadana respecto a los proyectos del Tren Maya, el Tren Transístmico y la nueva refinería en Tabasco, consulta que se realizará el próximo 24 y 25 de noviembre en los mismos lugares que se llevó a cabo la del aeropuerto con la instalación de mil 73 casillas. Cabe señalar que las primeras obras del Tren Maya iniciarán este 16 de diciembre con una ceremonia en Palenque, Chiapas.

Proyecto del Tren Maya

El futuro representante de la FONATUR (Fondo Nacional de Fomento al Turismo), Rogelio Jiménez Pons, será el encargado de dirigir el proyecto Tren Maya. De acuerdo con información del Proyecto de Nación 2018-2024 (Proyecto 18), los planes del futuro presidente, Andrés Manuel López Obrador, en materia turística e infraestructura, es acercar el desarrollo a las comunidades nativas de la cultura maya por medio de este ferrocarril.

El nuevo gobierno pretende extender en los próximos 4 años, el Tren Maya con un costo de entre 120 y 150 mil millones de pesos. Se planea que la ruta cuente con una extensión de 900 km a 1,500 km y a pasará por los estados de Quintana Roo, Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán.

Será tren de mediana velocidad (160 km/hora máximo) y sus características fueron pensadas para conservación de la flora y fauna de la región. Fungirá como medio de transporte turístico para locatarios y visitantes, los trabajadores “saldrían todas la madrugadas y mañanas hacia los centros de trabajo y a medio día empezarían propiamente los trenes turísticos” comenta en entrevista exclusiva para Inmobiliare, el arquitecto Rogelio Jiménez Pons, próximo director de la FONATUR.

Los vagones de excursión irán clasificados desde medio hasta de lujo, “si alguien toma el Cancún-Palenque se va a llevar cerca de nueve horas [de trayecto], entonces tiene que ir con el máximo confort, divertido y que sea una experiencia viajar; habrá camarotes y vagones de lujo así como andenes para los mochileros”. Los vagones para trabajadores serán de tipo metro.

El Tren Maya no sólo transportará a pasajeros, también será de carga por lo que se esta hacienda robusta la vía para que pueda tener la capacidad necesaria. De acuerdo con información del Arquitecto Rogelio Jiménez Pons, se tienen expertos en la materia, quienes prevén que el traslado de mercancía será un comercio favorable; con lo obtenido se realizarán gran cantidad de negocio y habrá más inversionistas con el fin de llevar un desarrollo a las comunidades.

Se espera que en 10 años se tenga tres millones de visitantes en las zonas del sur (Cancún y Campeche). Hay algunos trenes que tiene una vigencia aproximada a 100 años, “nosotros hacemos una planeación tradicional de 30-50 años, tenemos que dejar una capacidad muy robusta para desarrollar a largo plazo todo lo que implica una línea de trenes”.

El impacto económico y social en las regiones será favorecedor, en la comunidades “que están retrasadas o muy abandonadas se [impartirán] programas de extensión agrícola, generación de agua (hay lugares donde van más de cinco años en sequía); tenemos arqueólogos trabajando, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) nos está dando apoyo impresionante […] cuando entren estos proyectos de siembra, reforestación y desarrollo social evidentemente la zona paulatinamente va a empezar a mejorar”.

El futuro presidente de la FONATUR menciona que realizará un viaje a Alemania para concertar con las más importantes empresas ferroviarias del mundo; por otra parte comenta que hay inversionistas suizos y españoles que quieren invertir en el tren.

 

Este es un fragmento del artículo Infraestructura turística frente a la próxima administración, Por Rubí Tapia, Edición 110 http://inmobiliare.com/inmobiliare-110/