Después de casi dos años de tener tasas de disponibilidad cercanas al 50%, este submercado de oficinas comienza su proceso de recuperación, donde importantes operaciones se registraron durante el segundo trimestre, sobre todo en el Toreo, Tecnoparque y en Centrum Park. El corredor Norte registró la mayor absorción neta del mercado con 56,957 m2.

Dentro de las operaciones más destacadas del segundo trimestre se encuentran la renovación de 6,698 m2 de American Express y los 3,268 m2 de GBT Travel en Tecnoparque dentro del corredor Norte, los 5,347 m2 de Reckitt Benkiser en Miyana y los 3,058 m2 de Intercam en Carso II en el corredor Polanco. Los corredores Norte y Polanco son los de mayor actividad durante este trimestre.

Ante la reciente incertidumbre, el mercado mexicano que tradicionalmente había adoptado el dólar como la moneda en las operaciones inmobiliarias, ha empezado a aceptar operaciones en pesos, lo que ha tenido un impacto en los promedios de renta en el mercado. Hace un año el promedio general se ubicaba en US$ 23.48 por m2 mensual; sin embargo, el promedio en la actualidad se ubica en US$ 23.33. Por otra parte, se aprecian mejores condiciones en general para los inquilinos como parte de este proceso de competencia entre edificios y corredores.

En las operaciones inmobiliarias se ha empezado a aceptar el peso como moneda.

Los corredores con mayor nivel de precio se localizan dentro del Distrito Central de Negocio, donde los promedios de renta mensual por m2 se ubicaron en US$ 29.71. Seguido del Distrito Sur donde Insurgentes y Periférico promedian US$ 25.28 y el Distrito Poniente donde promedian US$ 23.59. Los precios más bajos se ubican dentro del corredor Norte con promedios de US$ 19.30 por m2.

CONDICIONES ECONÓMICAS Una Delicada Transición

Este primer semestre de 2018 ha visto un ritmo relativamente lento en el sector inmobiliario que puede atribuirse a la inseguridad generada por las elecciones celebradas el 1° de julio. Tras la victoria de AMLO, inicia un período de transición entre la actual administración y la del nuevo presidente electo, momento en el que dará a conocer sus primeras decisiones administrativas que tendrán un impacto inmediato en el comportamiento de los inversionistas nacionales y extranjeros. Se espera que López Obrador regrese al “centro” en sus declaraciones durante este lapso, pues no querrá recibir una economía que se le vaya de las manos en los primeros meses de sus funciones, ni tampoco querrá que los inversionistas, que necesitan certidumbre y reglas claras, congelen o retiren su dinero por falta de estas dos características.

No olvidemos que un factor importante para nuestra economía es el TLCAN 2.0, cuyas negociaciones se esperan lleguen a buen puerto a principios de noviembre.

 

 

Por NEWMARK KNIGHT FRANK