Hace unos meses, Claudia Sheinbaum, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, anunció la iniciativa para impulsar 11 corredores inmobiliarios (Centro Histórico, Tacuba-San Cosme, Chapultepec, Reforma Norte, Eje Central sur y norte, Pino Suárez-Tlalpan, SAC Tacubaya, Vallejo-Azcapotzalco, Atlampa-Tacuba y Zona Rosa), los cuales requerirán una inversión entre 33 mil 334 millones y 45 mil millones de pesos, que provenientes de la iniciativa privada mediante un programa de regeneración urbana y vivienda.

Con este proyecto, se representará una derrama económica de 32 mil 131 millones de pesos, se generarán 183 mil empleos directos y 44 mil personas beneficiadas con la vivienda, así lo informó la Dirección General de Planeación de Desarrollo y Ordenamiento Territorial de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda. 

Cabe mencionar, que debido al programa de los corredores inmobiliarios, Newmark Knight Frank (NKF) México, cuyo Presidente Giovanni D’Agostino, realizó un análisis con el fin de tener una noción de los retos, así como una serie de factores que se deben tomar en cuenta como es el abastecimiento de agua, de recursos y víveres, condiciones atmosféricas, estabilidad social y salud pública.

Desde el punto de vista inmobiliario, las alcaldías y colonias que están enmarcadas en las zonas que menciona la nueva política de desarrollo de la Ciudad de México y los corredores que pretende impulsar el gobierno poseen características inigualables lo histórico, arquitectónico y ubicación, pero primordialmente cuentan con vialidades y transporte público, así lo comentan Sergio Pérez, Director ejecutivo de Servicios Corporativos Globales; Iván Solano, Managing director para oficinas y Juan Flores, Director de investigación de mercados en el análisis de NKF

Asimismo informan que estas zonas carecen de seguridad, infraestructura urbana de calidad y de todo aquello que incentive a la movilidad para la sociedad, de este modo se tiene que edificar áreas incluyentes para sus habitantes, estos aspectos son requeridos para que se dé un desarrollo ordenado y sostenido tanto para los usuarios, comercios, oficinas y hasta para un caso industrial. 

Sergio Pérez, Director ejecutivo de Servicios Corporativos Globales de NKF

Además, esta investigación informa que la propuesta de los corredores atraerá a inversionistas en casi todas las zonas abandonadas, no obstante, se deben realizar estudios para conocer si el uso habitacional es adecuado o no, ya que en varias áreas la tendencia es industrial o corporativa, por lo que se tendría que acondicionar inmuebles que sean utilizados para vivienda o  edificar nuevos. 

“Deben crearse espacios a partir de una industria sustentable como centros de desarrollo tecnológico, contact centers, zonas altamente competitivas, ciberconectadas, con acceso a transporte público, seguridad, servicios, escuelas y hospitales cercanos, con oportunidades laborales que no comprometan largos traslados y en inmuebles con creciente plusvalía y amigables con el entorno”, indica el análisis.

Del mismo modo, se debe reorganizar la ciudad o las áreas de interés, en temas de densidad, así como de uso de suelo que generará ecosistemas urbanos y económicos autosustentables que reducirá considerablemente los índices de contaminación, tráfico y concentración de grandes usuarios en puntos y horas determinadas. 

Iván Solano, Managing director para oficinas de NKF

En el caso de los inmuebles de Reforma Centro, Zona Rosa y el Centro Histórico utilizados para oficinas, y que estén en condiciones óptimas, pueden ser un punto de inversión para la demanda de vivienda.

“El nuevo papel de los bienes raíces es impulsar cambios en el estilo de vida iniciado por las nuevas posibilidades de acceso a la tecnología ya que el internet está eliminando las tiendas y oficinas tradicionales y está obligando a crear espacios para la interacción humana. Además, hay muchos cambios por venir. La robótica traerá fábricas hacia las franjas de ciudades desarrolladas y cambiará las actuales hacia los de servicios, la logística y la distribución, habrá automóviles autónomos y surgirán oportunidades en los mercados de viviendas multifamiliares, hoteles y alojamientos para estudiantes y personas de la tercera edad y México debe estar a la vanguardia de esta evolución”, enfatiza finalmente el análisis de Newmark Knight Frank México.