Las edificaciones sustentables deben contar con cierto número de detalles en su construcción para poder ser considerados y certificados dentro de la industria verde. Entre los principales puntos con los que deben contar se encuentra el ahorro de agua, la limitación en el uso de aire acondicionado, así como el aprovechamiento de luz natural.

Beneficios que pueden ser otorgados al integrar cristales de baja emisividad; de acuerdo con Fernando Diez, Gerente General de Mercadotecnia de Vitro Vidrio Arquitectónico, la instalación de este tipo de vidrios en los desarrollos inmobiliarios evita una caída de entre 4 a 6% en la productividad de las personas al tener una temperatura confortable en sus espacios de trabajo.

En compañía de Antonio Vierya, Gerente de Vitro, se presentaron los resultados de su estudio basado en un prototipo de edificio de oficinas de 15 niveles en nueve ciudades del país con diferentes condiciones climáticas cada una. En el cual se dio a conocer que el uso de cristales de alto desempeño reduce los costos en la inversión inicial en los equipos de enfriamiento y ventilación entre un 37 y hasta 41% lo que permite un ahorro aproximado entre 19 y hasta 30 millones de pesos.

Además de una disminución en el consumo energético (aire acondicionado y luz artificial) anual del 19 hasta 33%, lo que se traduce en ahorros de 1.24 a 10.33 millones de pesos en los costos de energía para la operación del edificio. 

“El principal consumo de energía de un edificio de oficinas, sumando el enfriamiento, la ventilación y la iluminación, es aproximadamente de entre el 60 y 70% del consumo total. Ahí es donde aparece Vitro, y su familia Solarban de vidrios de baja emisividad (Low-e) y control solar, los cuales cuentan con películas de plata que reducen significativamente el paso del calor, permitiendo el acceso de altos porcentajes de luz natural”, señaló Antonio Vierya.

Asimismo, Fernando Diez, puntualizó que el objetivo de la compañía es dar a conocer a los tomadores de decisiones los ahorros que esto puede proporcionar, aún tomando en cuenta el sobrecosto tecnológico que implica la realización de los cristales. “Buscamos desmitificar el que la rentabilidad y el desempeño están peleados, al contrario, el confort, rentabilidad, desempeño y sustentabilidad pueden convivir en el mismos espacio. Se convierte en un ganar-ganar para todos los actores de la cadena”. 

Finalmente comentó que uno de lo principales retos que enfrentan en la industria del vidrio es la poca penetración en el país “[…] Aún es muy baja en México y América Latina en comparación con países como Estados Unidos, específicamente en la parte comercial, la penetración es de alrededor del 10 o 20 por ciento”.