Fortalecer las creencias, propiciar un ambiente de trabajo libre de reglas y hacer sentir al empleado como parte de un grupo son algunas claves de la cultura de alto desempeño, que aumentan la productividad en las empresas.

Captura de pantalla (403)Por lo general, las fallas dentro de una empresa suelen originarse debido a que la cultura de la misma no es incluyente o tiene demasiadas normas, lo cual impide que los trabajadores se identifiquen con la misma, y por lo tanto, hagan caso omiso de ella.

Es por esto que los jefes y dueños de cada centro de trabajo debe considerar distintos aspectos que beneficien a todos para que la empresa mejore su productividad.

Este fue uno de los puntos que se tocaron dentro del panel “Creating a high performance culture” de Jason Forrest, durante el Congreso de Desarrollos e Inversiones Inmobiliarias. También, el coach explicó que es necesario que cada empresa desarrolle una cultura de alto desempeño para que la productividad se incremente. De acuerdo con Forrest, esta cultura empresarial debe tener el menor número de reglas posibles para que los miembros del equipo de trabajo se sientan cómodos y se sientan identificados con la misma.

Forrest también expresó que uno de los puntos clave de la cultura de alto desempeño es que las creencias de cada persona tienen más repercusión en su trabajo que sus habilidades; de ahí la importancia de lograr que los empleados se sientan identificados e incluidos en la cultura empresarial. El coach comentó que es recomendable que se ponga especial énfasis no en lo que no pueda realizarse, sino en lo que sí es posible, y de la mejor manera.

Además, es importante que tanto los empleados como los jefes sigan capacitándose y aprendiendo para mantener actualizada la empresa, pues uno de los errores más grandes que se cometen es dejar de aprender y creer que no es necesario hacerlo. Esta visión también debe ser incluida dentro de la cultura de trabajo, para que cada persona la adopte y por ende, mejore su rendimiento

Captura de pantalla (404)