Un viaje es siempre una oportunidad. Cada destino se convierte en una nueva experiencia y al regreso de éste, vuelves distinto en todos los sentidos: nuevos sabores por la gastronomía del lugar, recuerdos por los paisajes, olores que se quedan impregnados por cada sitio visitado, amigos y nuevos conocimientos.

En la Ciudad de México hay una nueva opción de hospedaje, el viejo hotel Virreyes, ahora se ha renovado, pareciera que quitaron el polvo y la remodelación hecha por un grupo de jóvenes dieron nueva vida a Selina Virreyes. Unas escaleras antiguas reciben a los viajeros, el techo es una serie de espejos que se reutilizaron y dan una sensación de amplitud.

Al lado izquierdo se respira libertad, una mesa de billar es la invitación perfecta para hacer nuevos amigos ¿estás cansado? Quítate los zapatos y siéntate en el sofá como si fuera tu casa… ¡descansa!

Imagen de archivo

Selina tiene destinada una inversión de entre 30 a 50 millones de dólares con un plan fuerte de expansión

Los consumidores de 2018 que quieren una vida limpia prefieren gastar “dinero en experiencias como fines de semana fuera de la ciudad, festivales y restaurantes, donde pueden conversar con amigos o participar en alternativas sociales más saludables como reuniones deportivas, que van desde el yoga hasta ejercicios de mayor intensidad. Aquellos que prefieren una vida limpia escogen pasar los feriados en familia, tomarse unas ‘vacaciones en familia’ no porque tengan que hacerlo, sino porque así lo desean. Esto se debe en parte a un tema financiero y a padres de la generación de los Baby Boomers que ayudan a sus hijos cuando están cortos de efectivo. Incluso así, los padres e hijos de hoy tienen mucho más en común, ya que los padres viajan más y tienen más experiencias y sus hijos quieren experimentar con ellos”, se menciona en el estudio “Las 10 principales tendencias globales del consumidor para 2018” de Euromonitor  Internacional por Alison Angus –Jefa de Investigación de Estilos de Vida.

Alberto Moyeda, Selina México

Detalla que los consumidores con poco efectivo desean mayor flexibilidad y libertad en sus vidas, así como menos equipaje. Ahora, ya no aspiran a tener cosas, sino vivir el momento. “En un estudio realizado por BCG Henderson Institute del 2016 sobre consumidores en todo Estados Unidos, India y Alemania encontró que los principales factores detrás del uso de servicios  compartidos eran la variedad, mejor calidad y originalidad”.

En este sentido, la hotelería está modificando sus conceptos de hospedaje y un ejemplo es Selina que surgió en Panamá ofrece a los “nómadas digitales” distintas opciones de habitaciones que van desde una tradicional hasta una tipo hostal –compartiendo habitación- una característica importante es que no hay teléfono ni pantalla de televisión en los cuartos porque el objetivo es incentivar a que las personas convivan en las áreas comunes, mencionó Emilio Uribe, Head of New Markets de Selina.

Playground “es el corazón de Selina aquí es donde queremos que tanto huéspedes como locales, convivan, Alberto Moyeda, Selina México Selina Virreyes, CDMX  Interioristas, Selina México converjan en un espacio donde hay buena música, donde hay comida, donde hay bebida, aquí hacemos eventos, hacemos fiestas y todos los Selinas cuentan con este espacio en específico. La verdad nos encanta porque es nuestro lugar favorito porque está súper cómodo, pero aparte de eso hay un área para comer y sentarte, si quieres trabajar un rato puedes estar aquí conectado, o sea tanto los huéspedes como locales tienen acceso a internet, entonces esperamos que tanto la comunidad de la CDMX como los viajeros puedan encontrar un lugar común donde puedan descubrir lo que es la CDMX”, explicó Alberto Moyeda, Country Marketing Manager –México-.

Selina Virreyes estará e operación con seis niveles distribuidos entre dormitorios –con 10 camas, lockers y cada una cuenta con espacio para conectar gadgets–, suites, área de coworking y en México habrá un espacio que considera Co-living, se trata de departamentos que pueden ser de renta temporal o permanente, serán aproximadamente 40 unidades “será un departamento tipo estudio que cuenta con cocina y refrigerador, hay muchas personas que viajan y trabajan, pero no tienen ganas de estar en una habitación de hotel”, agregó Moyeda.

Selina Virreyes, CDMX

Selina Virreyes tiene un espacio ideal para los huéspedes que desean leer o ver una película, se llama Selina Home, distribuido en espacios como una biblioteca donde hay algunos libros disponibles y otros los intercambian los huéspedes, el cine es ideal para ver alguna serie o película entre varios viajeros, si se han cansado de comer en restaurantes hay una cocina donde cada quien se puede preparar los alimentos.

De acuerdo con Alberto Moyeda cada Selina es distinto y para el diseño del espacio invitan a artistas locales “tenemos un espacio llamado Workshop que aparece cada vez que hacemos un Selina en este taller trabajan los diseñadores durante el proceso de remodelación. En el caso del inmueble de Selina Virreyes la planta baja cuenta con locales a los que tenemos derecho, por lo que estamos hablando con marcas locales que ofrezcan alimentos o algo”.

El interiorismo es clave en esta marca disruptiva de hotelería donde en palabras de Alma Herrera –interiorista en Selina-, resaltó la importancia de que Selina busca encontrar locaciones que hayan sido previamente hotel y que tengan una historia, además se trata de recuperar mucho de lo que fue el hotel y también, aprovechar el mobiliario “se trata de conservar 80% del  inventario o modificarlo”.

“La función del workshop manager es justo aprovechar todo el inventario que tiene, también es una función ecológica porque estamos aprovechándolo lo más que se pueda. Estamos  trabajando con madera y metal como somos un equipo de arquitectos y diseñadores industriales, no sólo es carpintería y herrería, también son instalaciones que puede ser arte o incluso lámparas”, explicó Cassandra Gutiérrez, arquitecta y workshop Manager en Selina.

Interioristas, Selina México

“La vegetación en los proyectos de Selina es un factor clave, para nosotros es un requerimiento como diseñadoras, pero la intención de tanta vegetación en específico en este proyecto –Selina Virreyes-, fue cómo la vegetación se va apropiando de una propiedad sin que tu plantes una semilla, el concepto del proyecto fue que hace 60 años alguien llegó, cerró las puertas y 60 años después, llegó Selina, sólo a quitar un poco de polvo y plástico”, detalló Paulina Noé, interiorista en Selina.

La búsqueda de inmuebles por parte de la empresa, se da cuando definen una zona de interés y visitan las propiedades con potencial –edificios que ya funcionan como hotel y no operan de manera óptima- que tienen licencias, inventario y posicionamiento local. “En el caso de la hospitalidad convencional se maneja ocupación y tarifa, la diferencia con nosotros es que en lugar de ser cuartos lo medimos en camas, buscamos hoteles de mínimo 50 habitaciones y me da aproximadamente 200 camas”, declaró Andrés Shapiro, Director de Expansión Selina México.

Emilio Uribe agregó que adicionalmente, dependiendo de la ubicación de los Selina se ofrecen distintas experiencias como clases de español, salsa, reggaetón y surf. Alberto Moyeda complementó que “tenemos un equipo que se dedica a buscar proveedores locales, hacer negociaciones, firmar contrato y dar experiencias a los viajeros.

“Regeneramos zonas como el Centro Histórico de la Ciudad de México, damos trabajo a los locales, estamos trayendo gente que tiene capacidad de gasto, curiosidad, ganas de conocer y bueno es un impacto súper positivo que agrega muchísima energía al lugar y así es lo que estamos haciendo en todos lados revitalizando, recapitalizando cada uno de estos lugares y bueno, sobre todo, aumentado el valor tanto de los inmuebles como de nuestra marca en todo el mundo”, recalcó Andrés Shapiro.

Para México tienen destinada una inversión de entre 30 a 50 millones de dólares con un plan fuerte de expansión y buscan tener aproximadamente 15 a 18 ubicaciones en México como San Cristobal de las Casas, Oaxaca, Los Cabos, San Miguel de Allende, un par más en la Ciudad de México, Holbox y Tulum.

Por Catalina Martínez  Quintero