La Certificación LEED, es el sistema de evaluación más utilizado en el mundo para edificios de alto desempeño energético y bajo impacto ambiental, ha incluido en su escala actual la acreditación de puntos para los proyectos inmobiliarios que cumplan con estrategias encaminadas hacia la economía circular:

Uso de materiales con certificación Cradle to Cradle ®: Esta certificación analiza un producto a través de cinco categorías -salud del material, reutilización de materiales, energía renovable, administración del agua y equidad social-, sirviendo como guía para los fabricantes. La inclusión de Cradle to Cradle al sistema LEED invita a los equipos de proyecto a elegir productos cuyos ingredientes son revelados, minimizan el uso de materias primas vírgenes y evitan la generación de sustancias nocivas.

Uso de materiales con Declaración Ambiental: mediante una Declaración Medioambiental del Producto -EPD, por sus siglas en inglés- con base en el estándar ISO 14044, se fomenta la utilización de productos y materiales que acusen ‘transparencia’ en relación a la información de su ciclo de vida y sus impactos ambientales, económicos y sociales.

Imagen de Nueva Mujer

Ciclo de Vida del Edificio: A través de una evaluación de ciclo de vida del edificio completo es posible cuantificar los posibles impactos ambientales del diseño, construcción y operación del inmueble, alentando la toma de decisiones tempranas que ayuden reducir el impacto ambiental, en indicadores globales como emisiones de CO2acidificación del océano, depleción de ozono, entre otros.

Felizmente, múltiples industrias -con sus cadenas de producción y suministro- se encuentran en constante innovación para integrar aspectos de sustentabilidad, en pos de una transformación regenerativa del medio ambiente. No obstante, se precisa de protagonistas que integren estas iniciativas de economía circular en sus procesos, que se atrevan a cambiar el status quo y repliquen sus experiencias y hallazgos. Es así que podrán materializarse políticas reguladoras que impulsen esta filosofía de desarrollo económico.

Imagen de Zafranet

Por último, en adición a las tecnologías emergentes, uno de los factores primordiales para el éxito de la integración de la economía circular a los proyectos de bienes raíces, es la colaboración de todos sus participantes, maximizando sinergias de conocimientos y aportaciones.

Bioconstrucción y Energía Alternativa -BEA-, empresa consultora pionera y líder en el mercado latinoamericano de Edificación Sustentable y Certificación LEED, aporta valor al desarrollo de proyectos inmobiliarios rentables, con beneficios tangibles para la sociedad y el medio ambiente. BEA participa en iniciativas de vanguardia y proyectos modelo a escala global, hacia un entorno construido más sustentable.

Por César Ulises Treviño Treviño

Este es un fragmento del artículo ECONOMÍA CIRCULAR EN LOS BIENES
RAÍCES de la edición 109 http://inmobiliare.com/inmobiliare-109/