El sector de la construcción siempre se ha caracterizado por ser uno de los principales motores de la economía mexicana; sin embargo, el último año lo termino con una desaceleración significativa, ya que sólo presentó un crecimiento del 0.6% según datos del Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO).

Las iniciativas que en 2018 presentó Claudia Sheinbaum como entonces Jefa de Gobierno electa, sobre no autorizar el crecimiento inmobiliario hasta no contar con un nuevo Programa de Desarrollo Urbano (PDU) para la Ciudad de México que permitiera un crecimiento ordenado, fue la antesala para que desarrolladores mantuvieran sus inversiones con bajo perfil.

La falta de permisos de impacto urbano y ambiental han sido una constante en la cancelación de obras; por lo que actualmente varias compañías se han sumado a una tendencia cada vez más común. La construcción sostenible ha ido ganando terreno con el paso del tiempo, principalmente por el ahorro en costos de operación de las edificaciones.

Sin embargo, aún existen mitos sobre los altos precios que le puede generar a la empresa el utilizar materiales para un desarrollo inmobiliario verde. De acuerdo con especialistas, se espera que esta industria se convierta en un nuevo estilo de vida en, aproximadamente, cinco años, ya que además de cuidar el medio ambiente permite a las compañías certificar los edificios con un reconocimiento internacional.

En México, la certificación más utilizada es Leadership in Energy and Environmental Design (LEED), creada en el año 2000 por el US Green Building Council (USGBC) organización dedicada al diseño, construcción y operación de edificios sustentables. LEED se ha consolidado como el sistema de evaluación para edificaciones sustentables más amplio del mundo con cerca de 80,000 proyectos participantes alrededor de 162 países.

La publicación anual de los 10 principales Países y Regiones con más Certificaciones LEED, fuera de los Estados Unidos, ubica a México en el octavo lugar del la lista, debido a que cuenta con 370 edificios certificados y más de 8.41 millones de metros cuadrados brutos de espacio certificados. Actualmente, la mayor concentración de estos proyectos se encuentra en la Ciudad de México, seguida de Guadalajara, Monterrey, Querétaro y Puebla.

Este Top 10, elaborado por U.S. Green Building Council (Consejo de Edificación Sustentable de Estados Unidos, USGBC) reconoce los mercados que utilizan LEED para crear espacios saludables, que además de usar menos energía y agua, reducen las emisiones de carbono y representan un ahorro económico para las familias y empresas.

Alicia Silva, fundadora y directora general de Revitaliza Consultores, señala que los ahorros también tienen que ver con la ubicación; y no sólo en temas de energía y agua, ya que es necesario se encuentren cerca de medios de transporte público para incentivar la caminata o el uso de bicicleta.

Entre los edificios más emblemáticos del país que cuentan con Certificación LEED Platino se encuentran: Torre BBVA; Torre HSBC; Torre Virreyes; Torre Reforma y Punta Reforma, desarrollos ubicados en la Ciudad de México; mismos que adoptaron nuevas tecnologías para reducir el consumo de agua, eléctrico y desechos sólidos, así como para la reutilización de aguas negras y pluvial.

La Biblioteca José Vasconcelos; el Antiguo Palacio de Ayuntamiento; el Centro Centrex L´Oréal; EcoLogistics 1 de Hines; Edificio Dos Patios; Capital Natural Oªces; Torre KOI y Torre Diana, también cuentan con certificación LEED en el país.

Estas construcciones sustentables generan ahorros de hasta 50% en el consumo de energía, 60% en agua, 80% en generación de residuos, 45% en emisiones de CO2 y entre un 30 o 40% en los costos de operación total de las empresas; además de incrementar el valor de sus activos.

De acuerdo con Mahesh Ramanujam, CEO del Consejo de Construcción Ecológica de Estados Unidos (USGBC), brindan comodidad a las personas que los ocupan, lo que se traduce en una mejor calidad de vida tanto física como emocional y social, al grado de cambiar para bien el comportamiento.

Los desarrolladores que desean aplicar sus proyectos a esta certificación, necesitan pasar por una serie de lineamientos, que logren soluciones de alta eficiencia energética y ambiental, con base en los requerimientos de la normatividad LEED. Por medio de un sistema de puntos que permite alcanzar uno de los cuatro niveles de certificación posibles: Certificado, al obtener de 40 a 49 puntos Plata, de 50 a 59 puntos Oro, de 60 a 79 puntos Platino, 80 puntos o más.

Gracias a las opciones de ahorro que esto implica para las empresas; el sector bursátil ha incluido dentro de los productos de financiamiento bonos verdes, sociales y sustentables “parte de nuestra estrategia como bolsa es saber que tipo de proyecto existe en el mercado y qué tipo de financiamiento requiere, para así poder crear un producto que le permita acceder a ese financiamiento”, comenta Rafael Vázquez Muñoz, subdirector de Promoción y Servicio Integral de Emisoras de la Bolsa Mexicana de Valores.

Asimismo, Eduardo Piquero, Director General de MÉXICO2 señala que el mercado ha aceptado de muy buena forma este tipo de instrumentos, los cuales incrementarán con el tiempo “lo que seguiremos viendo son otros instrumentos, así como el fortalecimiento de los actuales para seguir impulsando este tipo de infraestructura”.

Por Mónica Herrera

Este es un fragmento del artículo Edificaciones sustentables: una tendencia en desarrollo de la edición 115
http://inmobiliare.com/inmobiliare-115/