La fiesta del arte moderno y la innovadora visión de líderes inmobiliarios han convertido al Sur de la Florida en el sitio donde coexisten arte, desarrollo urbanístico y comercio en una simbiosis perfecta.

Miami es conocida internacionalmente por su clima cálido, sus playas, agitada vida nocturna y herencia latina, pero hace poco más de una década atrás nadie la hubiese catalogado como una urbe cultural. La ciudad, que se ha posicionado entre las más importantes de Norteamérica, fue en 2017 la segunda en los Estados Unidos y la sexta en el mundo en términos de crecimiento económico, desarrollo turístico, valor de bienes inmuebles, inversiones y presencia de las artes.

Debido a su reputación de capital económica de América Latina y su posición geográfica, Miami ha sido desde ya hace algún tiempo un reconocido centro del arte y el diseño, pero el evento cultural que ha transformado la cara de la ciudad es Art Basel, la feria de arte internacional que se celebra en solo tres ciudades en el mundo –Hong Kong, Basel en Suiza y Miami- atrae más de 70 mil visitantes cada año -800 de los cuales llegan a Miami en jets privados-, participan más de 250 galerías, cerca de 4000 artistas y más de una treintena de países. Se estima que las ventas durante la fiesta del arte ascienden a más de 3 billones de dólares, y la economía de la ciudad recibe un impacto positivo de 500 millones.

La feria comercial de solo un fin de semana de duración, que será celebrada este año los días 6 al 9 de diciembre en Miami Beach, ha evolucionado -con la influencia de excelentes museos- hasta convertirse en una fiesta cultural llamada Miami Art Week (Semana del Arte en Miami), donde los principales galeristas y coleccionistas del mundo se reúnen para revelar y apreciar arte moderno, y donde diseñadores, artistas y arquitectos de renombre muestran sus creaciones e intercambian con el público conocedor y amateur. La ciudad se encuentra en medio de una explosión cultural transformadora, y este es solo el comienzo.

Con el transcurso de los años, Art Basel Miami se ha expandido por toda la ciudad, con la creación de diferentes centros culturales que atraen -en adición a los participantes del evento principal- a cerca de 30 mil personas cada año en Miami Beach, el conocido Design District, Wynwood y Midtown Miami, trayendo como resultado una ola de turismo cultural que es una inyección económica para la urbe.

El Mercado Inmobiliario en Miami ha respondido a esta explosión convirtiendo en galerías y talleres de arte antiguos almacenes y espacios vacantes en áreas antes marginadas como Wynwood, Little Haiti y Midtown. Para los dueños de espacios comerciales resulta más rentable acomodar a los galeristas y negociantes de arte durante la semana de Art Basel, que rentar sus espacios a sus tradicionales clientes. Desde algunos años antes de la llegada de Art Basel, Miami era ya líder en arte, pero fue con la llegada de la feria de arte a la ciudad que el mercado inmobiliario se revolucionó, no solo para dar más espacio al evento y lo que trae consigo, sino para convertirse en un sitio donde convergen arte, urbanismo y mercado.

Marcas y arquitectos famosos

En Miami, el énfasis en la arquitectura y el diseño se ha hecho palpable desde la llegada de Basel, como una herramienta para la revitalización de la ciudad y sus vecindarios menos favorecidos, con la creación de innovadores edificios, parques y parqueos de uso público. Ejemplo de ello es el New World Center, hogar de la academia orquestal New World Symphony de Miami Beach, inaugurado en 2011 e ideado por el arquitecto del Museo Guggenheim de Bilbao, una obra maestra de $100 millones de dólares. Otra obra maestra de la arquitectura moderna es el Adrienne Arsht Center, diseñado por el reconocido arquitecto Cesar Pelli y abierto en 2006, un multiteatro que costó $460 millones de dólares, donde se presentan espectáculos de ópera, sinfonías, danza y teatro musical. Los diseños de estos y otros arquitectos estrella se multiplican, haciendo de Miami una ciudad que busca la excelencia urbanística.

Actualmente, más de un centenar de torres de condominios están siendo construidas en el área de Miami, y más de 200 están en fase de planificación o preventa, todas ellas en mayor o menor medida influidas por el arte, diseño y arquitectura como incentivo principal para atraer a potenciales compradores y patrocinadores de Art Basel. Los desarrolladores de edificios de uso corporativo y comercial también se han sumado a la tendencia de usar arquitectos de renombre en sus edificios buscando incrementar su valor, y presentando los inmuebles como piezas de arte.

Craig Robins, presidente y CEO de la compañía de desarrollo e inversiones inmobiliarias Dacra, es el más conocido desarrollador de espacios comerciales y de oficinas en el área de Miami, enfocado en crear valor e impacto en el mercado a través del arte y el diseño. Robins es el desarrollador que más ha invertido en y con diseñadores de fama mundial, y ha usado el diseño para crear marcas y valor en propiedades inmuebles.

Por Gabriela Santos

Este es un fragmento del artículo El efecto ART BASEL de la edición 112 http://inmobiliare.com/inmobiliare-112/