Velocidad, transparencia y seguridad son los tres pilares que definirá la supremacía de los asesores frente a los avances tecnológicos.
Hacer negocios en el siglo XXI requiere adaptación, exige darle una bienvenida al cambio y el mercado de los bienes raíces no escapa a la regla.

Karim Goudiaby

“Como empresas y como una de las industrias más fuertes e importantes en el país, tenemos dos opciones: ver pasar el cambio o reaccionar ante él. Necesitamos estar preparados para enfrentar el nuevo orden de las cosas y ofrecer el mejor servicio al cliente”, afirma Karim Goudiaby, CEO de Vivanuncios, el portal inmobiliario de eBay, y speaker del Magno Evento Inmobiliario
¿No sería idóneo anticiparnos a ese proceso en el ámbito de los bienes raíces?
Esa es la pregunta que da pie a la ponencia de Goudiaby: “La extinción del asesor inmobiliario y el futuro tecnológico de los bienes raíces en México”.
“Yo, como consumidor, cuando vivo cambios tecnológicos los abrazo, me gusta ver cómo esos avances llegan y destrozan industrias porque eso es lo mejor que les podía pasar. ¿Por qué no piensan lo mismo los agentes inmobiliarios respecto a sus clientes y entre todos evitamos una disrupción que nos tome desprevenidos? Nadie podrá salvar a los asesores si llega el día en que la compra de un inmueble se convierta en un proceso 100% digital y desaparezca la figura del agente como intermediario. Hay que evitarlo adelantándose a ese momento”, advierte.
El primer paso es dejar de tomar notas acerca de un cliente en un cuaderno y usar tablets o smartphones con aplicaciones básicas que les permitan hacer búsquedas efectivas por cliente y darles un seguimiento de forma rápida y sencilla. Después, afirma, Goudiaby, hay que enfocarse en adquirir 3 cualidades esenciales:

  • El cliente espera velocidad, usa la tecnología para agilizar su proceso: facilita las visitas con fotos profesionales o precalifica ofertas por medio de la utilización de realidad virtual o realidad aumentada.
  • Comprar un inmueble es una inversión importante en la vida, el cliente querrá saber los detalles a cada paso del proceso. Para ello, deberás ofrecerles una comunicación efectiva y en tiempo real.
  • Recopilar y resguardar la información de los clientes en la nube no solo permite tener más garantías de seguridad, sino también la posibilidad de usar esos datos para dar continuidad a la relación.
Imagen de Archivo

Al final del día, establecer una relación fuerte con los clientes finales es lo que marcará la diferencia entre avanzar en la era digital o quedarse en el camino.
Por: Alan M. Munguia
También lee:

Impulsa industria utilización de materiales ligeros para nuevas construcciones