Son tiempos de cambio para el sector inmobiliario que definen un parteaguas en nuestra industria. Solo los innovadores y los valientes sobreviviremos a esta nueva etapa. El mercado exige propuestas inmobiliarias más audaces, competitivas y con mayor valor agregado. Esto es precisamente, lo que hace interesante a estos tiempos.

La ventana de oportunidad que vivimos es única y permite que muchas ideas disruptivas e innovadoras permeen en nuestra, ya muy establecida y vieja, industria. Veremos despegar a nuevas compañías que cumplan con el compromiso que necesita México hoy en día: “ser promotores del bienestar para todos nuestros ciudadanos”. Es por la importancia de nuestro sector que podemos ser verdaderos agentes de cambio.

Desde nuestras compañías, podemos liderar una nueva manera de hacer negocios en México siendo más incluyentes con la comunidad y amigables con el ambiente. Provoquemos que nuestros negocios logren la justa distribución de la riqueza entre todos los habitantes. Esa riqueza se distribuye a través de la generación de empleo entre los que más necesitan e impactando en zonas que sin nosotros no tendrían posibilidad de tener una forma de vida digna y estable. Se trata de darle a cada colaborador la posibilidad de acceder a prestaciones, seguridad social y capacitación que les permita crecer y desarrollarse.

Federico Cerdas

Empujemos para que cada uno de nuestros colaboradores tengan acceso a una vivienda, educación para sus hijos y calidad de vida. Atrevámonos a romper con el ciclo de pobreza estructural que aqueja a nuestro México. Es tiempo, que generemos mayor plusvalía alineando el costobeneficio de nuestros desarrollos con las expectativas de un México moderno.

No olvidemos que nuestras obras impactan de manera positiva el valor del entorno y nos abren la puerta para dejar una mejor apariencia urbana a través de proyectos llenos de diseño y vida.

Está de más decir que, en este proceso, la cadena de valor de la industria también se beneficia; desde los agentes inmobiliarios que encuentran los terrenos donde construimos, hasta los colegas que venden o rentan las propiedades ya terminadas.

Seamos conscientes que las condiciones actuales de nuestro país permitirán a nuestra industria florecer en las siguientes décadas. Lo que hagamos impactará directamente el futuro de nuestra nación. Aprovechemos las ventajas de un bono demográfico que no tiene ninguna otra nación del continente: una población joven que necesita servicios, productos y, sobre todo, vivienda.

Durante los próximos veinte años deberemos cubrir esa demanda de manera eficaz y permitirles a nuestros jóvenes vivir en un país incluyente, sustentable y limpio. Desarrollemos un modelo de negocio que no solo distribuya riqueza; si no que también permita a los hijos de nuestros hijos vivir en un lugar verde y limpio. Entendamos que, si seguimos explotando las ciudades como lo hemos hecho, simplemente no habrá ningún futuro.

Ofrezcamos construcciones que cumplan con los retos estructurales de nuestras ciudades, que incorporen diseños inteligentes y tecnologías limpias, que disminuyan el impacto ambiental de nuestras construcciones. Usemos innovaciones que reduzcan el gasto del agua, luz y gas; permitiendo a los que ahí habitan, vivir de manera eficiente. Solo nosotros tenemos la posibilidad de cambiar al país de esta manera. Aprovechemos la oportunidad de pertenecer a una de las industrias más dinámicas y con más futuro de la nación.

Nuestros negocios inmobiliarios son generadores de bienestar. Movemos a miles de personas a través de toda nuestra cadena de valor; generando empleo indirecto con nuestros proveedores, pagando comisiones a nuestros agentes, cubriendo impuestos y derechos para poder construir y, sobre todo, impactando a un sector poblacional desprotegido que necesita una fuente de empleo digna y estable.

Transformemos el mundo de la construcción usando tecnologías verdes para que, nuestros clientes, tengan la posibilidad de tener una vivienda de alta calidad y perdurable en el tiempo. Empecemos a ver a los que nos rodean. Rompamos los paradigmas establecidos y permitamos que nuestro talento impacte a las comunidades, alcaldías, estados y, finalmente, a nuestro país.

Por Federico Cerdas Desarrollador Inmobiliario y Fundador de Global Businesses Inc.

Este es una artículo de la edición 116 http://inmobiliare.com/inmobiliare-116/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.