El Reino Unido atraviesa por una crisis política resultado del referendo con el que esta nación decidió abandonar la Unión Europea. Con el plazo para llegar a un acuerdo con Bruselas acercándose cada vez más; el primer ministro, Boris Johnson, parece no ceder en su posición de ‘no retrasar el Brexit.

De acuerdo con información del sitio financiero KPMG, desde que se anunció el resultado del referéndum del Brexit, el 23 de junio de 2016, los precios de vivienda han disminuido un 6%, siendo algunas zonas más afectadas por esta caída que otras. Uno de los países del Reino Unido que experimenta la disminución del precio de vivienda más bajo es Inglaterra, a un promedio anual de -0.72% desde 2016.

Foto: Landlords UK

Pese a que en 2018, regiones como Irlanda del Norte; Gales y Escocia,vieron una estabilidad moderada en el precio de la vivienda, la eventual salida del Reino Unido del bloque europeo podría traer drásticas caídas en los precios para el sector vivienda. 

Información de la BBC, asegura que ‘aún es muy pronto para afirmar al 100% que el Brexit es el responsable de la disminución de precios en el mercado de vivienda del Reino Unido; la incertidumbre por el contexto político de la región sí impacta en el mercado, y el sector inmobiliario es uno de los afectados’.

Oportunidad para los compradores 

Mientras el mercado observa con cautela al sector vivienda de Reino Unido, sitios de bienes raíces locales como Savills y Maskells recomiendan a los potenciales compradores aprovechar la disminución en precios para hacerse de propiedades, principalmente en la zona suburbana de Londres, donde los precios de vivienda son considerados ‘incosteables’. 

La respuesta no ha sido favorable. Los resultados del mercado indican que las ventas en el sector vivienda disminuyeron alrededor del 12% en junio de este año. Este indicador no había sido tan bajo desde junio de 2016, en el contexto de la aplicación del referendo. 

Al respecto, Home Builders Federation recomienda al gobierno del Reino Unido facilitar la migración de trabajadores calificados del extranjero, quienes podrían ser potenciales compradores inmediatos de vivienda el el país, sin que aún haya respuesta de la gestión de Boris Johnson.