Gran parte de la oferta inmobiliaria de hoy en día está compuesta por departamentos en renta, principalmente en la Ciudad de México; según datos de Lamudi, en 6 de las 16 alcaldías se concentra el 70% de la oferta de vivienda residencial en renta.

De acuerdo con Alejandro Kuri, ex presidente de la AMPI, la penetración actual del arrendamiento en el país se encuentra en una dinámica de crecimiento “seguramente alcanzará niveles de otros países latinoamericanos y algunos europeos, donde el arrendamiento está por arriba del 50 por ciento”.

Asimismo, señaló que el fenómeno de vivienda en renta obedece a varios factores entre los que se encuentran, la movilidad, una mejor ubicación, libertad financiera o simplemente un estilo de vida diferente, lo que se suma a la alza en los precios de inmuebles en venta.

Sin embargo, Juan Felipe Ordoñez, académico de la UNAM, enfatizó que la problemática de este mercado es la falta de suelo para este de vivienda “[…] la única vivienda en renta que hay es aquella que hizo un promotor, alguien que la compró y la renta porque el negocio le ayuda. Pero el suelo no está pensado ni regulado y no esa ofertado; si hay suelo aunque no está en la Roma como todos quieren”.  

Adicionado a que tampoco existen normas que regulen el mercado ya que, según datos proporcionados Evencio Tovar, gerente de planeación financiera del Infonavit; la ley del instituto no cuenta con actualizaciones para las nuevas generaciones, “el objeto del instituto en su artículo tercero no tiene contemplado la solución de vivienda en arrendamiento, se ancla y explícitamente dice ‘soluciones de vivienda a través de créditos’, el negocio de la vivienda es una industria que podría ser rentable si se ponen los fundamentos claros”

Finalmente señaló que si la Sedatu realizará dichas actualizaciones, el Infonavit podría convertirse en una parte fundamental para darle dinamismo al sector.