México, con más de 42 millones de visitantes internacionales al año es el segundo destino turístico de mayor importancia en América y está entre el séptimo y octavo a nivel mundial. En este contexto, la Riviera Maya ocupa el primer lugar. Esto nos da una idea de la importancia del turismo para nuestro país y de la relevancia que tiene la Riviera Maya en el sector. El enorme flujo de visitantes a la región nos haría pensar que un componente importante de su oferta está basado en el turismo masivo. Sin embargo, se tienen evidencias de que el modelo de turismo masivo está agotado y no necesariamente contribuye al desarrollo urbano sustentable.

Existe un amplio manejo en la literatura del término sustentable, frecuentemente se relaciona con los conceptos ecológicos; sin embargo, en su acepción más amplia debe considerar tanto aspectos socioeconómicos como de desarrollo de infraestructura urbana, entre otros; y más aún, el término sustentable debería entenderse como un sinónimo de sostenible. Pudiéramos interpretar entonces que, turismo sostenible hace referencia a la capacidad que tiene un destino turístico de permanecer en el tiempo, conservando e incrementando los atractivos que le dieron origen.

En ese orden de ideas, algunos observadores han apuntado algunos focos rojos en el potencial de la Riviera Maya para mantenerse como un destino sostenible:

Tulum, con síntomas claros de insuficiencia en infraestructura para atender al creciente flujo de visitantes.
Cancún, un destino desangelado por un inusitado crecimiento del turismo masivo con problemas de violencia y fragmentación social que disminuyen su atractivo original.
Playa del Carmen, con un crecimiento acelerado, pero con una pobre gestión urbana por parte del municipio.

Todo lo anterior parecería ser síntomas de un deterioro desalentador, pero más bien son reflejos de una problemática propia de un destino que ha crecido en complejidad derivado de un crecimiento acelerado; tomando en cuenta que en el periodo que va de 2000 al 2018: I) ha incrementado su fuerza turística de 7.7 millones a 24 millones de pasajeros; II) una superficie urbana de 7,600 a 24,334 hectáreas para uso turístico; III) una población de 536,000 a 1,172,000 habitantes. Todos estos siendo ingredientes de una situación altamente compleja.

El paso de 2 huracanes ha generado una enorme devastación y ha incitado un gran esfuerzo de reconstrucción.

El estado de Quintana Roo es único en las características de los ecosistemas; su barrera de arrecifes, los ecosistemas que alberga y sus atributos selváticos. No hay antecedentes en la república que genere lecciones aprendidas para el manejo y la convivencia de los atributos naturales de la zona, que garanticen su preservación y su apropiada regulación, sumado a la autonomía municipal y a un crecimiento para el que no estaban preparados detona condiciones de aparente pobre sustentabilidad.

En un estudio de gran visión realizado por la Secretaría de Turismo se preveía que hacía 2020 Cancún y la Riviera Maya se encontrarían en una etapa de declinación.

Contrario a las predicciones, la tendencia estadística mostrada por la Riviera Maya, está denotando una capacidad de recuperación tanto en la cantidad como en la calidad del flujo de visitantes, que en número están por arriba de los 22 millones y en derrama se económica se prevé se sitúen por arriba de los 700 dólares por persona, muy por arriba que los 500 que en la actualidad representan el gasto per cápita, como se aprecia a continuación:

Por otra parte, se aprecia una tendencia que muestra que Cancún está en una etapa de rejuvenecimiento mientras que la Riviera Maya se encuentra en una etapa de desarrollo. Ahora bien, el flujo de pasajeros que arriban al aeropuerto de Cancún se proyecta como estable hasta el 2023.

Sin embargo, lo que permitirá una mayor permanencia en el tiempo será la capacidad que se tenga de mantener el atractivo turístico; no obstante, los elevados costos de transporte aéreo desincentivan el traslado a grandes distancias (intercontinental) y aumentarán los circuitos regionales. Ello podrá disminuir el mercado europeo a México (importante afluente a la Riviera Maya) reconcentrándose el turismo receptivo en el mercado del norte (EUA y Canadá) e incrementando el Sudamericano (Colombia, Brasil y Chile como economías emergentes). Si se logra una mayor alineación de productos turísticos y a pesar del aumento en el costo del transporte aéreo será posible atraer a los mercados de China, India y Rusia.

Con relación a la sostenibilidad de la Riviera Maya como destino turístico, paradójicamente no dependerá de la segmentación turística hacía segmentos de mayor valor sino circunstancialmente del incremento del turismo masivo, el único que podría diluir el costo del transporte aéreo. En consecuencia, nosotros no prevemos un escenario en que se incrementa la derrama per cápita si no se mantiene, pero crece el número de visitantes manteniendo la sostenibilidad del destino turístico conforme a lo siguiente:

Los promotores del desarrollo sustentable sostienen que el turismo masivo es un depredador de los ambientes naturales de los destinos turísticos. Sin embargo, el modelo de masas está cambiando su esencia, hasta hace poco ofrecía una escasa diferenciación de los productos turísticos en forma, tiempo, y territorio, con una insuficiente variedad para los consumidores, lo cual generó un comportamiento pasivo, de descanso, básicamente de observación. El mercado está cambiando:

Los turistas hacen viaje empaquetados a destinos de larga estancia, pero se dispersan en viajes cortos en busca de nuevos destinos y productos. Se incrementan los viajes de interés especial basados en pasatiempos personales o actividades específicas.

Cada vez se registra mayor número de viajeros independientes (paquetes todo incluído). Un mayor número de viajeros prefieren destinos ambientalmente planificados y socialmente responsables.

• Aumenta el turismo de negocios, religioso, de salud y otros especializados. Segmentos de tercera edad y con capacidades diferentes surgen como una alternativa para viajes específicos.

Por: Alberto Limón Figueroa Socio fundador de Consulta Management Consulting.

Este es un fragmento del artículo ¿El turismo en la Riviera Maya es sustentable?, de la edición 110 http://inmobiliare.com/inmobiliare-110/