Sustentabilidad

Estrategias de diseño práctico para un futuro sustentable, 1ª parte

Hoy en nuestro mundo consciente del ambiente los términos “sustentable” y “verde” pueden ser vistos y escuchados a través de casi todos los aspectos de nuestras vidas, desde los anuncios en la televisión y la radio, hasta en conversaciones con nuestra familia y nuestros amigos, o en las decisiones que tomamos en nuestros negocios y nuestras […]

Estrategias de diseño práctico para un futuro sustentable, 1ª parte

Hoy en nuestro mundo consciente del ambiente los términos “sustentable” y “verde” pueden ser vistos y escuchados a través de casi todos los aspectos de nuestras vidas, desde los anuncios en la televisión y la radio, hasta en conversaciones con nuestra familia y nuestros amigos, o en las decisiones que tomamos en nuestros negocios y nuestras vidas diarias de trabajo. Mientras hay quienes están tratando de sacar provecho de esta “onda verde” y otros que están tratando verdaderamente de cambiar el mundo, y muy pocos tienen un claro entendimiento de qué significan en realidad estos términos omnipresentes.

La importancia de un entendimiento firme sobre estos conceptos –sus significados respectivos, sus asociaciones, y sus usos apropiados– está creciendo en las industrias de construcción y bienes raíces, dado el papel central que estos conceptos desempeñan en el planeamiento, el diseño y la construcción de nuestro “ambiente construido.” Es de suma importancia que nosotros, como personas y profesionales de construcción, sigamos expandiendo nuestro conocimiento sobre estos conceptos, así como nuestra maestría de las más nuevas estrategias y técnicas para aplicarlas de manera innovadora pero práctica.

Hay una conciencia y aceptación crecientes de que mejorar nuestro ambiente construido con diseño sustentable y prácticas de construcción verdes puede dar beneficios tremendos en muchos niveles, local y globalmente. En la primera parte de este artículo, el autor Ron Pope explora estos asuntos complejos y a veces controversiales, incluyendo una perspectiva histórica de cómo llegamos a este aquí y la introducción de estándares de construcción verdes. La segunda parte del artículo, que aparecerá en la edición del próximo mes, se proporcionan estrategias prácticas y acciones concretas que el apoyo de su organización económica y los objetivos de negocio, mientras que lo que le permite trabajar en armonía con los factores humanos y ambientales.

Sustentabilidad vs. Verde: ¿qué significa todo esto?

Sustentabilidad y verde son conceptos bien relacionados, pero todavía tienen diferentes significados.

En su sentido más general, sustentabilidad es la capacidad para mantener un cierto estado de ser, indefinidamente. En años recientes, el término se ha usado para indicar la manutención del balance entre necesidades humanas y viabilidad ecológica. El uso común de la palabra, en este contexto, empezó con la publicación en 1987 del reporte Nuestro Futuro Común por la Comisión Mundial sobre el Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, también conocido como el Reporte Brundtland, el cual definió el término desarrollo sustentable como “satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer la habilidad de generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.”

Sustentabilidad, como se usa frecuentemente en referencia a la ecología, se refiere a la habilidad de un ecosistema para mantener sus procesos, funciones, biodiversidad, y productividad ahora y en el futuro. Para que sean sustentables, los recursos naturales se deben usar solamente en una proporción en que se puedan reponer adecuada y naturalmente.

Ahora tenemos constancia científica evidente de que los seres humanos están consumiendo los recursos naturales de la tierra más rápido de lo que los recursos pueden ser remplazados naturalmente. La humanidad parece vivir de una manera insustentable. Si no se restringe, las consecuencias a largo plazo puedan ser catastróficas para nuestra especie y el planeta.

La sustentabilidad es un término complejo y a veces controversial que significa muchas cosas a muchas personas y se puede aplicar de múltiples maneras. Es un concepto tan amplio que puede abarcar esencialmente toda la actividad humana y por lo tanto puede tener muchos diferentes significados dentro de diferentes circunstancias.

Cierto, las estrategias necesitadas para tratar con los intereses de sustentabilidad variarán dependiendo de las condiciones y situaciones particulares.

El término desarrollo sustentable tiene una aplicación más específica. El desarrollo sustentable une dos ideas importantes: que la protección del ambiente no necesariamente excluye el desarrollo económico o el bienestar, y que el desarrollo económico debe ser ecológicamente viable ahora y en el futuro.

En todo caso, los conceptos de sustentabilidad y el desarrollo sustentable han inspirado a personas en todo el mundo, así como a organizaciones públicas y privadas, a ser mejores administradores del ambiente natural y al mismo tiempo promover el crecimiento económico y objetivos sociales positivos.

Por otro lado, el verde es una terminología más limitada en referencia al medio ambiente. El color verde, por supuesto, tiene una fuerte asociación con la naturaleza debido a que prevalece en la flora. En años recientes, el verde se ha convertido en símbolo para la protección ambiental y la sustentabilidad debido a sus asociaciones con la naturaleza y el crecimiento, y términos como “el movimiento verde” y ser “verde-amistoso,” ya son de uso común. El color verde ya es de uso común en anuncios y paquetes de productos para indicar la responsabilidad hacia el medio ambiente.

Aunque la sustentabilidad y el verde se usan intercambiablemente, el verde tiene un enfoque más definido, principalmente relacionado a la protección del medio ambiente, e indicando una necesidad más inmediata y urgente para proteger el ambiente natural de los seres humanos, donde la sustentabilidad presenta un concepto más amplio, y potencialmente más optimista, que se aplica al balance prolongado entre los seres humanos y su ambiente natural.

En el área de construcción, la construcción verde se debe ver como un subconjunto del desarrollo sustentable. La construcción verde se enfoca predominantemente en la eficiencia con la que los edificios usan los recursos como energía, agua, y materiales, mientras que reducen el impacto negativo en la salud humana y el ambiente natural por todo el ciclo vital del edificio. Las estrategias y prácticas de construcción verde se aplican ampliamente y se puedan implementar en el diseño, la construcción, la operación, y el mantenimiento de toda clase de edificios.

El desarrollo sustentable incluye un conjunto más amplio de temas a nivel de diseño urbano y planeamiento regional, y considera tales asuntos como patrones apropiados para que el ser humano viva en armonía con su medio ambiente durante largos periodos de tiempo.

Construir un futuro sustentable: la necesidad de cambio

En teoría, el crecimiento económico infinito es imposible en un planeta con recursos naturales limitados. La sustentabilidad requiere que los recursos naturales deban ser usados solamente en una proporción en que puedan ser remplazados naturalmente.

Cuando los recursos de la naturaleza –o “capital natural”– son consumidos más rápido de lo que pueden ser remplazados ocurre una situación inestable. La historia demuestra que el resultado de una degradación prolongada de recursos naturales en un lugar en particular es la inhabilidad para sostener la vida humana en algún punto. En escala global, la degradación ambiental teóricamente puede conducir al fallo eventual de la humanidad para sostenerse. En otras palabras, las generaciones futuras últimamente podrían enfrentar la extinción.

Durante los últimos 50 años el impacto rápidamente creciente de los estilos de vida humana en los ecosistemas se ha vuelto una fuente de preocupación. A nivel fundamental, las actividades humanas están contribuyendo a cambios significantes en los ciclos químicos, que son de suma importancia para mantener la vida, más notablemente el agua, oxigeno, carbón y nitrógeno.

Desde 1950, la población mundial se ha doblado, la producción de comida se ha triplicado, el uso de energía se ha cuadruplicado, y la actividad económica global se ha quintuplicado. Tal crecimiento dramático es causa de preocupación a menos que se tomen ciertas medidas para lograr un balance sustentable con la habilidad de la tierra para remplazar sus recursos. Con la predicción de un aumento de 30% en la población mundial dentro de los próximos 40 años, la disminución de recursos naturales aumenta la posibilidad de “guerras de recursos” que crearán problemas de seguridad nacional para todos países en el mundo.

Los expertos creen que el consumo actual de recursos per capita en el mundo en vías de desarrollo es sustentable, pero los patrones de población y de consumo están creciendo rápidamente en esos países. En el mundo ya desarrollado la población es estable, pero los altos niveles de consumo son insustentables. El reto futuro es reducir el consumo sin sacrificar el estándar de vida a que las sociedades industrializadas están acostumbradas, y a la vez, elevar el estándar de vida en los países en vías de desarrollo sin aumentar su consumo de recursos y su impacto ambiental.

Para responder a este reto global tendremos que emplear estrategias y tecnologías que separen el crecimiento económico del agotamiento de recursos y daño ambiental potencial. Esto va a requerir una combinación de reducción en el consumo por medio de una mejor administración de los recursos y la extensión en la capacidad de recursos por medio de ingenuidad humana y la innovación tecnológica.

El surgimiento de estándares para el ambiente construido

A finales de los 70, se aceptaba que los edificios mismos eran una parte del problema con el medio ambiente. Pero, en aquel tiempo, no se daba mucha importancia al “ambiente construido” en el cual la mayoría de los seres humanos pasan la mayor parte de su tiempo.

Sin embargo, la crisis de energía de aquella época dio el primer efecto galvanizante importante en el interés público, específicamente en cuanto al consumo de energía de edificios. Como resultado, se exploraron nuevas ideas experimentales y nuevas tecnologías, como paneles solares y el poder eólico.

Aunque el ímpetu percibido para estas exploraciones fue reducido con el regreso del combustible más barato durante la década de los 80, los conceptos de “construcción verde” empezaban lentamente a tomar forma. La conciencia sobre los temas de calidad de aire interior creció rápidamente y se definieron nuevos estándares sobre como los edificios deben funcionar en términos de calidad de aire. Al mismo tiempo, se colocaba más enfoque en el uso de materiales reciclados como parte de un esfuerzo para limitar el consumo.

Durante la década de los 90, la conciencia ambiental alcanzó nuevos niveles y los conceptos de construcción verde llegaron a las tendencias dominantes. Sin embargo, se necesitaba algún tipo de estándar para definir y cuantificar qué tan verde era un edificio. Sin un estándar definitivo basado en la medida y el análisis, había mucha confusión sobre que era un edificio verde –y demasiadas oportunidades para reclamos falsos-. En vez de esperar a que el gobierno estableciera un estándar, varias organizaciones no lucrativas empezaron sus propios esfuerzos.

Aunque una gran cantidad de organizaciones han ayudado a avanzar la causa de la construcción verde y han desarrollado una variedad de sistemas de clasificación, el Consejo de Construcción Verde de los Estados Unidos (USGBC por sus siglas en inglés) surgió como la plataforma predominante en América del Norte. El USGBC es un consorcio de corporaciones, agencias gubernamentales, organizaciones no lucrativas, y más de 91,000 profesionales de las industrias de diseño, construcción, y bienes raíces.

Este consorcio es mejor conocido por desarrollar el sistema de clasificación de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED por sus siglas en ingles) que ofrece normas para evaluar el desempeño de los edificios en relación a las metas de sustentabilidad. El sistema de certificación de LEED del consorcio ofrece una propuesta objetiva para el edificio entero para cuantificar y evaluar el éxito de los proyectos de construcción en implementar y adherirse a las prácticas de diseño y construcción sustentable.

Los edificios ya existentes y nuevamente construidos son elegibles para la certificación LEED, así como el acabado de sus interiores.

Los proyectos de LEED son evaluados en relación a metas específicas de sustentabilidad en cinco áreas claves de salud humana y ambiental incluyendo los Sitios Sustentables, Eficacia de Agua, Energía y Atmosfera, Materiales y Recursos, Calidad Ambiental Interior y una categoría adicional para otras soluciones de diseño creativo llamados el Proceso de Innovación y Diseño.

Los sistemas de clasificación LEED se desarrollan por medio de un proceso abierto y basado en consenso por comités voluntarios compuestos de un grupo diverso de profesionales en diseño, líderes en la industria, y otros expertos y personas interesadas involucrados en la industria de construcción. Grupos de asesoría técnica ayudan a asegurar rigor científico y consistencia. Otros elementos claves del proceso basado en consenso incluyen oportunidades para comentario y revisión por partes interesadas, el voto de los miembros en por nuevos sistemas de clasificación, y un proceso abierto para apelaciones.

El uso de los sistemas LEED tiene un rápido crecimiento internacionalmente, con proyectos LEED ahora en progreso en 41 países diferentes, desde América Latina hasta Canadá e India. En los EEUU, las entidades gubernamentales han adoptado estándares LEED para edificios públicos financiados con fondos públicos, así como proyectos de construcción federales a través de una variedad de agencias, incluyendo el GSA y los Departamentos de Defensa, Agricultura, Energía, y de Estado. Muchas corporaciones del sector privado y entidades de desarrollo también están buscando certificación LEED como un método para mejorar su imagen pública y hacer sus propiedades más atractivas a clientes y prospectivos arrendatarios.

Con la conciencia creciente de que el hecho de que los edificios consumen una porción significante de los recursos naturales del planeta, incluyendo la tierra, la energía y el agua – contribuye significantemente a la alteración del aire y de la atmosfera, reducir este impacto es de suma importancia para la sustentabilidad futura.

NOTA: Ver la próxima edición de Inmobiliare para la continuación de este artículo. En la segunda parte se incluirá un resumen de los objetivos de sostenibilidad y estrategias de diseño práctico para las cinco áreas clave identificadas por el sistema de calificación LEED – incluyendo el desarrollo sostenible del lugar, la eficiencia del agua, la energía y atmósfera, materiales y recursos, y la calidad ambiental interior.

 

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • tumblr
  • rss
  • pinterest
Ron Pope

Escrito por: Ron Pope

Socio en TAG International, una empresa completa de urbanización basada en Austin, Texas y Monterrey, México. Como arquitecto con licencia en los EEUU y Profesional Acreditado en LEED, maneja una amplia gama de proyectos por todos los EEUU y México, con experiencia extensiva en instalaciones de fabricación industrial y distribución, oficinas corporativas, e instalaciones de biotecnología y salud.
Pope se especializa en el análisis de sitios, urbanización, y diseño arquitectónico. Como defensor del desarrollo sustentable por muchos años, él ha sido responsable del diseño de numerosos proyectos de construcción verde. TAG International ha ayudado a una variedad de empresas bien conocidas a establecer emprendimientos exitoso basados en México.
——-

Partner at TAG International, a comprehensive land development services firm based in Austin, Texas and Monterrey, Mexico. A U.S.-licensed architect and LEED Accredited Professional, Mr. Pope manages a wide range of projects throughout the U.S. and Mexico, with extensive expertise in industrial manufacturing and distribution facilities, corporate offices, biotech, and healthcare facilities. Mr. Pope specializes in site analysis, land planning, and architectural design. Long an advocate of sustainable development, he has been responsible for the design of numerous green building projects. TAG International has assisted a variety of well-known companies in establishing successful Mexico-based ventures.

Deja un comentario

¿Quieres expresar tu opinión?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

  • Suscríbete a nuestro boletín y recibe las noticias y los eventos más importantes de la industria.


    Forma parte de la comunidad Inmobiliare en las redes sociales.