Rogelio Jiménez Pons, Director General del Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur), informó a través del diario Reforma que el lanzamiento de la Fibra del Tren Maya que financiará desarrollos inmobiliarios en las 18 estaciones se retrasará, debido a las dificultades en las negociaciones con los ejidatarios; asimismo comunicó que saldrá al mercado hasta finales de 2020 o a principios del 2021 y no como se tenía planeado que sería a finales de 2019 y principios del próximo año. 

También, el titular expresó que para que esta Fibra sea lanzada, primero se necesita integrar un fideicomiso por cada estación, es decir, 18 instrumentos. Por lo que de acuerdo con estimaciones de Fonatur, en lo que resta del 2019 podrían quedar conformados seis de los 18 fideicomisos en las estaciones: Escárcega, Campeche; Izamal y Valladolid en Yucatán; Cobá, Quintana Roo; Palenque, Chiapas; y alguna otra en este último estado, que prefirió no dar nombre de la ciudad, debido a las negociaciones.

Además mencionó, que a pesar de que en las 18 estaciones planeadas hay avances, donde incluso tienen varias ofertas de predios, las cuales se podrían integrar al fideicomiso; el Fondo está evaluando cuál sería la ubicación más conveniente para definir la estación. 

Cabe señalar, que este fideicomiso será un instrumento para que se integren los terrenos aledaños a las estaciones del Tren Maya, ahí los inversionistas privados edificarán inmuebles; las tierras serán aportadas por los propietarios y ejidatarios, quienes se convertirán en socios. 

Respecto a este tema, hace un par de semanas, el Director de Fonatur expresó a El Financiero, que la idea es que los ejidatarios renten sus terrenos y que estos no sean vendidos, “se trata de organizar y después recibir rentas a largo plazo para que ellos no sean desplazados, si llega un inversionista importante a invertir en un centro comercial o un hotel, no lo vendes, se le renta y el vehículo para hacer esto es un fideicomiso, entonces todo se queda y todo se integra”.