El sector de la infraestructura en México es uno de los retos más grandes para el gobierno, pero también llama la atención de varios inversores que ven en él grandes oportunidades de desarrollo
En el último año, la competitividad en la calidad de la infraestructura de México a nivel mundial tuvo un avance destacado, pues de acuerdo al más reciente reporte de competitividad publicado por el World Economic Forum (WEF), en su edición 2015–2016, México avanzó seis posiciones en el ranking de competitividad mundial de infraestructura con relación al sitio alcanzado en la edición anterior, con lo cual se ubica en el lugar número 59 de un total de 140 países.9
De esta forma, el progreso en el sector de infraestructura es notorio en sectores como la aeroportuaria, donde avanzó ocho posiciones en el ranking, mientras que se ubicó siete lugares más arriba en el de infraestructura para suministro eléctrico; tres en infraestructura ferroviaria y cinco en portuaria. Sin embargo, retrocedió dos sitios en cuanto a infraestructura carretera.
En entrevista para Inmobiliare, Gustavo Arballo Luján, Presidente Nacional de la Cámara Méxicana de la Industria de la Construcción –CMIC-, destacó que los resultados señalan que a pesar de que México está avanzando en el camino correcto, todavía queda mucho trabajo por realizar para que la infraestructura y la construcción alcancen los estándares necesarios de competitividad y productividad que permitan elevar el desarrollo económico del país.
“Para lograrlo, es necesario empezar a trabajar desde ahora, conjuntamente con el gobierno federal en la implementación de políticas públicas de impulso a la construcción y desarrollo de infraestructura que permitan a las empresas del sector resistir con mayor fortaleza los desafíos que están por venir”, aseveró el Presidente Nacional de CMIC.
Una de las claves del fortalecimiento del sector de la infraestructura son las recientes reformas estructurales, pues gracias a ellas se abrieron nuevos esquemas de participación privada que permiten la exploración y producción de petróleo, gas y generación de electricidad, lo cual ha atraído a nuevos participantes interesados en desarrollar infraestructura.
“Sin duda, las reformas y adecuaciones al marco jurídico, permitirán fortalecer el mercado interno en un corto plazo, haciéndolo más atractivo para la inversión privada nacional y extranjera generadora de fuentes de trabajo en diversas regiones del país. Las recientes reformas aprobadas marcan una buena ruta, pues fomentan la competencia justa y clara, lo cual reportará beneficios a los usuarios, además de promover la inversión privada en múltiples sectores de la industria, generando una mayor oferta y competencia así como pluralidad con mejores productos, servicios y precios para los usuarios finales”, resaltó el Presidente de CMIC.
INVERSIÓN PRIVADA: CLAVE DEL ÉXITO DEL SECTOR
Un elemento importante dentro del sector de infraestructura es la inversión privada, pues de acuerdo con datos de la CMIC, ésta representa 75% del total de la inversión que se realiza en el sector de la construcción. La reducción de los recursos públicos para el desarrollo de infraestructura permite que los inversionistas puedan participar más activamente en proyectos de infraestructura complementaria como carreteras, puertos, aeropuertos, etcétera.u
“La creación de las Zonas Económicas Especiales es un buen ejemplo de ello; esta iniciativa busca una estrategia integral y de largo alcance, donde se complementen las políticas sociales con políticas económicas, buscando desarrollar infraestructura, elevar la productividad y generar nuevos empleos”, comentó Arballo Luján.
“Para lograr que la iniciativa privada pueda tener una mayor participación en estos proyectos, existe la Ley de Asociaciones Público Privadas, la cual establece un marco legal sólido para que las participaciones mixtas puedan tener mayor certidumbre jurídica.
En esta ley existe el esquema de propuesta no solicitada, la cual permite que un inversionista pueda proponer a entidades o dependencias públicas un proyecto con el fin de que éste pueda llevarse a cabo de forma conjunta. Las principales áreas de oportunidad en México para la celebración de APP pueden ser, por ejemplo, suministro de agua, saneamiento, generación de energía, telecomunicaciones, hospitales, centros penitenciarios, escuelas, carreteras, ferrocarriles, puertos, transporte, industria petroquímica y gas natural y vivienda”.
Además de este esquema, los instrumentos financieros como los CEPI, CIEN, CKD y el nuevo FIBRA E facilitan a los inversionistas el participar financiando proyectos de infraestructura, pues cada uno de ellos cumple con distintas necesidades y elementos que benefician a los interesados.
ABREN CAMINO A INVERSIÓN EXTRANJERA
De acuerdo con Gustavo Arballo Luján, ante los grandes proyectos de infraestructura contemplados para 2016, es necesario fortalecer también el uso de tecnología, así como encontrar nuevas formas de financiamiento. De esta forma, se debe buscar la cooperación entre empresas, para sumar capacidades y experiencia de forma que los proyectos estratégicos puedan llevarse a cabo exitosamente.
“Con la apertura de los mercados de servicios de infraestructura y la globalización se ha permitido el ingreso de empresas constructoras extranjeras a México que, en algunos casos, son portadoras de nuevas técnicas de producción, tecnologías y modalidades de organización empresarial que resultan complementos necesarios para la modernización de la infraestructura y de los servicios producidos a nivel nacional. Esta modernización resulta crucial para obtener mayores utilidades de la competitividad estructural y atraer nuevas corrientes de inversión a los demás sectores productivos, generando un círculo virtuoso”, informó el Presidente de la Cámara.
Ante este panorama, una de las soluciones para las empresas extranjeras que deseen ingresar al mercado mexicano, de acuerdo con la CMIC, es hacerlo mediante un esquema de asociación que pueda generar valor agregado a la industria nacional y a las constructoras del país. Así, la empresa extranjera asociada puede integrarse al mercado con una red de contactos que facilite sus relaciones comerciales, además de obtener el conocimiento de mercado, técnico, laboral y normativo.
“Las reformas y adecuaciones al marco jurídico permitirán fortalecer el mercado interno en un corto plazo, haciéndolo más atractivo para la inversión privada nacional y extranjera generadora de fuentes de trabajo en diversas regiones del país”, Gustavo Arballo Luján, Presidente Nacional de la CMIC.iui