Este año en curso marcó de manera definitiva a HIR Casa, ya que, después de varios años trabajando en el proceso de institucionalización de la empresa y consiguiendo financiamiento por parte de la banca comercial, 2018 es el momento ideal para que la empresa llegue a obtener  financiamiento por parte de la Bolsa Mexicana de Valores.

Bajo un programa de hasta dos mil 500 millones de pesos, se realizó la primera colocación por 700 millones de pesos –dichos recursos fueron  destinados al prepago de créditos y el resto para soportar el crecimiento del negocio-. Los créditos que se prepagaron fueron un sindicado entre Nacional Financiera y BBVA Bancomer por 500 MDP de saldo original y otro con BBVA Bancomer por 300 MDP. Ambos tenían un saldo insoluto aproximadamente de 450 MDP al momento de la colocación resalta Eduardo Guzmán, Director General de HIR Casa.

Foto cortesía de la Bolsa Mexicana de Valores

Dependiendo de las condiciones del mercado, HIR Casa, podría regresar a la Bolsa Mexicana de Valores para hacer una segunda colocación. Los primeros recursos de 700 MDP tendrá un plazo legal para pagarlo en 84 meses –siete años-, una de las características de este certificado bursátil es contar con una amortización turbo, significa que toda la cobranza que entra de los clientes es destinada al pago del certificado. “Normalmente el plazo se acorta de un plazo original de siete años y en este caso, debemos estar pagando en un plazo máximo de cinco años con el esquema mencionado”.

El programa autorizado por dos mil 500 MDP tiene un plazo de cinco años para ser ejecutado, la primera emisión se podrá pagar a siete años, la  estimación por parte de HIR Casa es ejercer la totalidad del programa en lo que resta de 2018, 2019 y parte de 2020. Eduardo Guzmán, aclara que cada colocación tiene vida propia y vigencia, por lo que cada colocación puede tener plazo diferente.

Don Justino Hirschhorn / Fundador de Grupo HIR

“Nosotros hicimos nuestro Plan a cinco años 2015- 2020 y el objetivo de éste es llegar a una cartera total de 16 mil millones de pesos, para esto desde luego esta el soporte a través del fondeo con bancos, hoy tenemos una cartera de 12 mil 500 millones de pesos. Necesitamos aumentar el tamaño de la empresa para ser atractivo para los inversionistas, por eso queremos crecer más antes de pensar en acudir a la Bolsa Mexicana de Valores por capital”, adelanta Eduardo Guzmán el Director General de HIR Casa.

HISTORIA DE FINANCIAMIENTO EXITOSO

Fue en el año de 2015 cuando HIR Casa toma el primer crédito bancario con BBVA Bancomer por un monto de 200 MDP aquí están de por medio, los derechos de cobro a través de un fideicomiso y esa es la garantía del crédito, los recursos se destinaron para fondear las operaciones de sus clientes.

Cuando se cambia el modelo de negocios, por muchos años la empresa tuvo autosuficiencia y pudieron responder con el capital propio de la empresa. Adjudicaban con 50% del valor y el resto, sino alcazaba con las aportaciones de los demás integrantes del grupo, HIR Casa prestaba los recursos.

Imagen tomada de Hir Casa

“Posteriormente, modificamos el monto del enganche pasando de 50 a 33%, por lo que 67% -restante- para complementar la operación, tenía que salir de las aportaciones de los demás integrantes o de préstamo de la empresa, entonces ahora hemos recurrido en primera instancia a créditos de la banca y en segundo, la bursatilización, entonces fue la primera operación a 60 meses que en realidad por la modalidad fue pagada a los 30 meses”, añade el Director General de HIR Casa.

Ari Hirschhorn / Presidente del Consejo

Prácticamente, un año después -2016- hay un acercamiento con Nacional Financiera –NAFIN- bajo el Programa Mercado Institucional de Deuda Alternativa Societaria –MIDAS- cuyo objetivo es dar apoyo a las empresas medianas para salir al Mercado de Valores en un lapso máximo de tres años, por lo tanto se hace un compromiso por escrito “de gobierno corporativo para preparar a la empresa para salir a Bolsa”, agrega Guzmán.

“Desde el inicio, HIR Casa fue una empresa familiar, hemos venido trabajando en la transición desde hace muchos años para convertirla en una empresa institucional con gobierno corporativo y demás, la realidad es que cuando establecimos el Programa MIDAS ya teníamos mucho del trabajo avanzado, pero evidentemente NAFIN empuja para avanzar en el gobierno corporativo en las empresas medianas”. Además, Eduardo Guzmán, revela que en la medida del avance en el gobierno corporativo hay una reducción en la sobre tasa de interés y aunque el compromiso de pago era a 60 meses, se había dicho que a más tardar en los primeros 36 meses, la empresa pudiera salir al mercado de valores –con esto, siguieron fondeando y creciendo la cartera de clientes-.

EVOLUCIÓN EN EL MODELO DE NEGOCIOS DE HIR CASA

HIR Casa es una empresa que forma parte de Grupo HIR -56 años en el mercado- dicho Grupo, tiene una vocación inmobiliaria fundado por Justino Hirschhorn y hace 23 años, Ari Hirschhorn, crea la empresa de autofinanciamiento HIR Casa, éste consiste en la integración de grupos de consumidores con el fin común de comprar, construir o remodelar un bien inmueble y básicamente a través de la figura de autofinanciamiento.

Eduardo Guzmán Hernádez / Director General

Durante los primeros 10 años, se dedicaron a la comercialización del financiamiento integrando 600 consumidores que aportan cuotas periódicas mensuales y durante cada mes, éstas se destinan a un fondo común y se adjudican a un determinado número de clientes hasta que termina el fondo común, así es como funciona el autofinanciamiento puro.

“Entre las desventajas del modelo de negocios, teníamos que se agotaban los recursos y los demás clientes tenían que esperar un tiempo que no era determinado porque podían pasar algunos meses para adjudicar el monto contratado”, explica Eduardo Guzmán, Director General de HIR Casa.

A partir de 2005, realizan un cambio en el modelo de negocios para garantizar la adjudicación con la aportación del 50% del monto contratado, es decir, “si se quería comprar un departamento de un millón de pesos se daba 50% de las cuotas y el plazo que manejábamos era de 14 años equivalente a 168 cuotas, si aportabas 84 cuotas con eso se adjudicaba de inmediato, en caso de no contar con el dinero para aportar 50% de inmediato, se podía entrar a un esquema de pago mensual como si fuera un tipo de ahorro dirigido hasta llegar a un determinado número de cuotas para adjudicar. Con esto conseguimos darle certidumbre al cliente del momento en que adjudicarían y para la empresa, detonó más el crecimiento”, detalla Eduardo Guzmán en entrevista para Inmobiliare.

Por Redacción Inmobiliare