Las aguas comienzan a retroceder y la devastación ve la luz en Las Bahamas tras el paso del huracán Dorian, que tocó tierra el 26 de agosto en el norte de este país. Cifras gubernamentales estiman que el fenómeno natural cobró la vida de al menos 20 personas y las afectaciones son superiores a los 7,000 mdd, indica información de la firma Clark & Co.

Con relación a los daños en la infraestructura turística, Bloomberg aseguró que el área norteña de Las Bahamas es donde se registró el mayor número de siniestros. El gobierno local cuenta con alrededor de 1,100 habitaciones de hotel en esa zona y analistas consultados por este medio de comunicación advierten que la recuperación en la industria turística podría ser lenta, pues no se sabe con exactitud de dónde vendrán los fondos para rehabilitar estos centros turísticos.

En la comunidad de Ábaco, el complejo turístico Treasure Cay fue el que resultó con mayores daños. Información de medios de comunicación indica que 90% de la construcción del ‘resort’ quedó ‘inservible’.

Foto: New York Times

Dorian aún no termina 

The Weather Channel considera que la trayectoria de Dorian ha sido una de las más largas registradas en la meteorología moderna. Aunque la tormenta se debilitó antes de llegar a las costas de Florida, el gobierno local ya se preparaba para una ‘catastrófica’ llegada.

Pese a que aún no se conoce con exactitud cuál es la cifra exacta en daños a infraestructura, vivienda y sector turístico; el primer ministro de Las Bahamas dio a conocer que se estima que la cifra podría ser superior a los 25,000 mdd.

La industria turística, por su parte, aporta alrededor del 50% de los empleos de la región y una derrama económica superior a los 9,000 millones de dólares anuales.

‘En el corto y largo plazo, la economía de la región vivirá en incertidumbre. Al depender el país en gran medida del turismo, no  hay certeza de cuáles serán las fechas para que este sector se reactive’, comentó Rick Newton, de Resort Capital Partners a CNN Business.

Foto: The Guardian