El ciclo económico de cualquier país tiene puntos nodales que nos permiten identificar cuáles son los principales impulsores para cada sector; hablando específicamente del inmobiliario, encontramos dos factores que influyen determinantemente, estos son un alza económica nacional y por ende el crecimiento poblacional.

Hay algunos datos que podemos destacar, uno de ellos es la juventud de la población mexicana, nuestro país cuenta con uno de los promedios de edad más bajo del mundo; es decir, en México abundan los jóvenes y son laboralmente activos, esto aunado a una posible estabilidad financiera nos da como resultado un panorama positivo en torno a la industria del Real Estate.

Cabe destacar que gran parte del porcentaje de inversión inmobiliaria, que tenemos hoy en día, se realiza en el sector de vivienda tradicional, lo cual nos refleja la necesidad habitacional existente y por supuesto que la generación económicamente activa tiene mayores posibilidades de independizarse en un rango menor de edad o bien las condiciones crediticias existentes en el país son favorables e incentivan dicha actividad.

Jordi Greenham

Sin embargo, nos encontramos con otro sector poblacional que ha encontrado una ventana de oportunidad en un panorama relativamente incierto desde hace unos años, esto es la llamada inversión inmobiliaria con perspectiva de negocio. Con ello nos referimos a toda la gente que pretende adquirir o adquiere una vivienda residencial con afán de rentarla y poco a poco aumentar su valor.

En México podemos ver un crecimiento estable y constante en cuanto a desarrollo inmobiliario; no obstante, estos nuevos complejos se encuentran con una división regional importante, con la finalidad de maximizar recursos y aprovechar eficientemente cada zona geográfica del país.

Por ejemplo, en la CDMX y urbes altamente desarrolladas como Monterrey y Guadalajara nos encontramos el aumento significativo de edificaciones corporativas u oficinas, sin contar la importante alza de vivienda residencial. En zonas como el Bajío podemos destacar la construcción de parques industriales, siendo un motor importante en la economía nacional.

Imagen de archivo

Pensando en una planeación a futuro, se debe analizar y sustentar el crecimiento de la ciudad con proyecciones adecuadas al aumento poblacional que se tiene, ya que gran parte de la inversión que tenemos hoy en día se encuentra en la vivienda y esta inversión debe estar perfectamente estudiada a las necesidades de la mayoría de los habitantes de cada ciudad del país.

Los hábitos de consumo se han ido modificando de generación en generación, actualmente podemos ver una tendencia clara donde los jóvenes prefieren el arrendamiento de vivienda residencial sobre la compra, a pesar de todas las facilidades crediticias que existen en el mercado, esta estadística va en aumento debido al estilo de vida que buscan y la inaccesibilidad por altos costos para la adquisición de inmuebles.

Esto nos remite a la sobrepoblación, centralización y una falta de oferta habitacional como principal problema. Es ahí donde se detona una fuente importante para la inversión y subsanación de problemas de vivienda; sin embargo, los desarrollos en vertical plantean una solución, pero se tiene que igualar el crecimiento poblacional con el desarrollo de nuevos complejos habitacionales que permita estabilizar un mercado en pleno crecimiento y que esperpetuo ya que todos, en algún momento, tendremos la necesidad de adquirir o rentar una casa o departamento.

Imagen de archivo

El mercado de vivienda residencial en México juega un papel preponderante en la economía nacional y en cualquier latitud del mundo, pasando por la atracción de inversionistas nacionales y extranjeros, generación de empleos, mejora y renovación continua de las colonias de una ciudad y una activación constante de la economía.

En temas de formalización de la industria hay mucho camino que recorrer, actualmente es un mercado desatendido con un valor sumamente atractivo que podría generar grandes dividendos; sin embargo, hay que seguir trabajando desde nuestra trinchera para obtener una modernización. Es importante que las autoridades pertinentes se percaten de la importancia y rezago que tenemos; con su ayuda y con tecnología se pueden lograr cosas increíbles que benefician a los propietarios, inquilinos, inversionistas y a todo el sistema económico del país.

Por Jordi Greenham/CEO & CoFounder Homie.mx