Este año ha estado marcado por dos factores muy importantes, el proceso electoral y la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, sin dejar de mencionar las elecciones intermedias que tendrán lugar en los Estados Unidos de Norteamérica en noviembre de este año.

Con respecto al Tratado podemos concluir que la incertidumbre ha sido el ingrediente clave que ha persistido y seguirá persistiendo hasta el final de este año e incluso durante el primer trimestre del 2019. De igual modo desde hace más de un año se ha venido especulando sobre el reciente proceso electoral de nuestro país. Los mercados financieros no han sido la excepción y han reaccionado de diversas maneras, inclusive nuestra moneda se ha visto afectada.

Derivado del resultado de las elecciones, las especulaciones asociadas con el posible resultado del proceso electoral federal han concluido, en medio de un proceso pacífico y ordenado, en el que el gobierno electo ha manifestado su compromiso con preservar la estabilidad macroeconómica. Los mercados han reaccionado favorablemente al respecto y hemos notado un fortalecimiento del peso frente al dólar.

COMPORTAMIENTO DEL MERCADO

En el mercado de bienes raíces industriales de la Ciudad de México un moderado pero constante incremento en el consumo local, y la actividad comercial, son los factores que conducen la actividad de la demanda; esto se traduce en una tasa de disponibilidad de 3.4%, una reducción anual de 20 puntos base.

Se ejemplifica con el cierre de 1,053,000 pies cuadrados realizado por Mercado Libre en el parque industrial Prologis Park Grande, ubicado en el submercado Tepotzotlán. El sano nivel de actividad al día de hoy se presenta en todos los submercados, como refleja la disminución en sus tasas de disponibilidad; no obstante, esta mejora fue mayor en las zonas que disfrutan mayor accesibilidad, o bien una oferta de edificios
de características suficientemente diversas como para ofrecer un rango de precios amplio.

Por el lado de la oferta, el submercado de Tepotzotlán sigue presentando la mayor expansión, con 60.4% del inventario en desarrollo localizado en esta zona, resaltando su excelente accesibilidad a la autopista México-Querétaro, y su condición como el submercado con la reserva de tierra más importante. A lo largo de la ciudad, los terrenos son cada vez más escasos y algunos submercados han experimentado un incremento significativo de precios en su reserva territorial.

PERSPECTIVA

Las oportunidades de negocio que posee el área metropolitana de la Ciudad de México, producto de un mercado potencial de más de 30 millones de habitantes así como al compromiso declarado por el gobierno electo de mantener la estabilidad macroeconómica, tendrán como consecuencia un crecimiento en la actividad empresarial, mayormente enfocada a la distribución y logística.

Particularmente prevemos que los precios tanto de renta como de venta en la zona metropolitana del Valle de México, en los corredores de Cuautitlán, Tultitlán, Tepotzotlán continúen con una tendencia al alza dado el bajo nivel de desocupación de estas zonas, así como por la falta de reservas territoriales para el desarrollo de nuevas naves y parques industriales.

Mercados como Tepeji, Huehuetoca Jilotepec, así como Tizayuca se verán beneficiados por este factor ya que en ellos aún hay posibilidades de desarrollo dadas las reservas territoriales existentes.

Los desarrolladores de parques industriales y/o naves con vocación Logística cada vez se basan en criterios específicos, para ser amigables con el medio ambiente. Contemplan especificaciones, en materia de energía, agua y protección ambiental, cumplen con parámetros mínimos o superiores a los establecidos en la normatividad mexicana o internacional, vigente y aplicable; realizan esfuerzos permanentes
verificables para mejorar procesos, equipos y sistemas, con impacto positivo en la preservación de los recursos naturales y protección al ambiente.

De igual manera más que nunca cobra relevancia el poder tener buenos accesos a carreteras primarias con factibilidad de colindar con la red ferroviaria, accesibilidad a aeropuertos. Incrementar la cultura de seguridad a través de la implementación de mejores prácticas, con el fin de que las empresas instaladas dentro de los parques industriales
-inquilinos- puedan operar en un ambiente de orden y tranquilidad.

La tendencia primordial radica en la auto sustentabilidad y el encontrar el mayor número de servicios con infraestructura de alta calidad dentro del mismo complejo industrial.

Por José F González Rondón, SIOR / Director Industrial Cushman & Wakefield

Este artículo fue de la edición 109 http://inmobiliare.com/inmobiliare-109/