Después de más de cuatro años de trabajo la Bolsa Institucional de Valores comenzó a operar el día 25 de Julio con Maria Ariza como Directora General.

De acuerdo con los directivos presentes tiene el objetivo de “ser  una alternativa innovadora e incluyente en el mercado de valores mexicano y una  nueva opción para que empresas grandes y medianas puedan financiar su crecimiento y modernización”.

María Ariza Directora General de BIVA

Al respecto Juan Pablo Castañón Presidente del Consejo Coordinador Empresarial  comentó que uno de los obstáculos más grandes para los emprendedores es el acceso a capital y falta de él es una de las principales razones para el fracasos de las nuevas empresas.

Competencia en el mercado Bursátil

La Directora General de BIVA destacó que con la llegada de la nueva bolsa de valores “el país entra en la dinámica de las principales economías del mundo donde existe competencia en las bolsas. Al final de su participación comento “no venimos a competir, no venimos a dividir, venimos a complementar”.

Durante la conferencia de prensa destacó  que algunas de las ventajas que se observaría es que al existir la competencia entre las dos boas habría una mayor promoción del mercado bursátil, más empresas verían como alternativa este financiamiento .

[También lee: 10 datos que debes saber sobre la nueva Bolsa de Valores: BIVA]

Santiago Urquiza presidente de Central de Corretajes -CENCOR, grupo al que pertenece BIVA- destacó la importancia de continuar posibilitado el financiamiento ya que  existen muchas empresas que terminan sus ciclos de inversión en los fondos de capital privado pero siguen necesitando recursos.

De acuerdo con su información en la conformación de la Bolsa participaron  cuatro Fondos de Capital y cuatro Afores con un fondo de 1000 millones de pesos de capital.

120 años de vida Bursátil en México

El antecedente más antiguo del mercado bursátil en México data de hace más de 120 años, cuando  en el siglo XIX en el centro de la Ciudad de México se realizaban reuniones para la compra- venta de  de todo tipo de bienes y valores en la vía pública, con el pasar del tiempo comenzaron a negociar a puerta cerrada en diferentes puntos de la ciudad.

Durante la década de los años 50 nacieron nuevas organizaciones en el interior del país, como la Bolsa de Monterrey y la Bolsa de Guadalajara. En 1975 entró en vigor la Ley del Mercado de Valores y la Bolsa de Valores de México, incorporó a las de Guadalajara y Monterrey, con lo cual cambió su denominación a lo que hoy se conoce como Bolsa Mexicana de Valores. 43 años después vuelven a coexistir más de una Bolsa en el mercado Bursátil mexicano.

[ También lee ¿Cómo era el mercado bursátil antes de la Bolsa Mexicana de Valores?]

Por Liz Areli Cervantes