De acuerdo con información de Serfimex Capital, institución dedicada a dar crédito, arrendamiento puro y financiero a personas físicas y morales (Pymes), el bajo crecimiento y liquidez limitada son algunos de los problemas que enfrentan las pequeñas y medianas empresas en México.

Información oficial señala que  las Pymes generan poco más del 70% del empleo y el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Se tienen contabilizadas cerca de 4.1 millones de microempresas que aportan 41.8% del empleo total, mientras que las pequeñas empresas suman 174 mil 800 y representan 15.3% de empleabilidad; finalmente  las medianas llegan a 34 mil 960 y generan 15.9% del empleo.

Sin embargo, su principal reto radica en la obtención de recursos y su correcta aplicación. Estudios revelan que el 66.8 % de MiPyMEs del país, no aceptarían un crédito bancario por considerarlos costosos, percepción que podría incrementar con el aumento de la tasa de interés del Banco de México (Banxico) a 8.25% en diciembre pasado, con dos incrementos más previstos para este 2019, dejando la tasa de referencia entre el 9% y el 9.25 por ciento.

Imagen: INFOPYMES

Ante este panorama la Pymes tendrán que abrir su búsqueda de recursos para poder consolidar un crecimiento en una economía que se prevé crezca entre el 1.5% y 2% PIB. Cada vez son más las Pymes que recurren a instrumentos de financiamiento alternativos, distintos a la deuda ordinaria. El financiamiento basado en activos incluye instrumentos de financiamiento que se basan en el valor de activos específicos, en lugar de la solvencia crediticia. Dentro de esto instrumentos el leasing o arrendamiento puede otorgar una alternativa viable con las ventajas que las Sofomes como Serfimex Capital otorgan.

Alfonso Vega, director comercial de Serfimex Capital señala que la ideología del arrendamiento se resume en: Comprar únicamente lo que aumenta su valor, arrendar todo lo que se devalúa”, frase que busca romper la principal traba del arrendamiento en México, en donde el dueño de la empresa prefieren ser propietario de sus equipos, en lugar de enfocar sus flujos de capital a los bienes y servicios que ofrecen y que al final son los que le generan ganancia.

Las Pymes ganan amplios beneficios al invertir en nuevas tecnologías y financiarlas mediante instrumentos como el leasing:

  • El arrendamiento suma a la esta estrategia de mayor eficiencia e innovación, al ofrecer el costo de las rentas se atribuye al gasto y puede ser 100% deducible de impuestos.
  • Permite al arrendatario financiar el 100% de la inversión y seleccionar libremente al proveedor, el equipo, condiciones de entrega, negociar el precio con el proveedor y obtener un precio de pago al contado.
  • Al final del plazo se puede tomar  la decisión de adquirir el bien a un valor residual o renovar el equipo con tecnologías más reciente, que cumpla con las necesidades actuales, eficientizando los procesos, incrementando ventas y generando mayores ganancias.