Históricamente, los inversionistas chinos encontraban en el mercado estadounidense oportunidades atractivas; sin embargo, el fortalecimiento del dólar como divisa y la tensión comercial, ya le ‘pasa factura’ a la industria inmobiliaria del vecino país

De acuerdo con datos publicados por CNBC, la compra extranjera de bienes raíces residenciales por parte de ciudadanos chinos se estimó en poco más de 13 mil mdd en 2018, lo que significó una variación de -56% respecto a cifras de 2017. 

Por otra parte, analistas consultados por The Wall Street Journal aseguran que en el sector de inmuebles comerciales, inversionistas chinos prefieren vender sus activos en la Unión Americana en lugar de comprar. “Las condiciones hostiles para el comercio con China, impulsadas desde la Casa Blanca, y las tensiones políticas están convirtiendo a Estados Unidos en un lugar poco hospitalario para las firmas”, asegura el diario.

Datos publicados por Real Capital Analytics indican que inversionistas originarios de China vendieron un total estimado de 854 mdd en espacios comerciales durante el tercer trimestre de 2018, hilando así tres trimestres en los que la venta de activos superó a la compra. Esta tendencia era impensable hace cinco años, cuando las firmas de inversión chinas llenaron su portafolio con propiedades en los Estados Unidos.

Foto: The New York Times

El efecto de la presidencia Trump 

Xinyi McKinny, directora de la división de inversión china de Cushman and Wakefield, dijo a Wall Street Journal que en Asia hay un nueva forma de pensar en la que se busca fortalecer la estrategia de retornos y por eso los inversionistas están repensando si el mercado estadounidense es el que conviene a su cartera. 

Asimismo, Carrie Law, CEO de Juawai.com, comentó en una entrevista concedida a NBC, que esta tendencia está relacionada a la presidencia de Trump y la visión política del mandatario, que planea seguir endureciendo las políticas fiscales y de migración para inversionistas extranjeros.