La investigación del futuro inquilino por parte de una inmobiliaria antes de rentar una propiedad es totalmente normal; sin embargo, la legalidad del cobro es un tema del cual no siempre se tiene conocimiento debido a la privacidad de los datos que se piden.
De acuerdo con el portal inmobiliario Propiedades.com la investigación por renta es un cobro legal que sirve para dar certeza y seguridad al propietario, el costo va desde los 500 hasta los 2 mil pesos y debe hacerse bajo el respeto estricto a los datos personales. Asimismo, la empresa tiene la obligación de dejar claro el proceso a seguir, la cantidad a cobrar, los datos por investigar y si el monto será devuelto o no -en caso de que el sujeto no cumpla los requisitos-, todos los datos anteriores deben quedar establecidos por escrito.

Imagen de archivo

El cumplimiento de pagos, es decir, el Buró de Crédito; el Buró Legal y referencias del trabajo actual son los datos más comunes que el arrendatario utiliza para realizar la investigación. No obstante, el procedimiento debe ser autorizado y “el cliente tiene derecho a pedir el aviso de privacidad, pero si la inmobiliaria no tiene ese requisito, hay que decidir si quieres dar tus datos o no pues son datos sensibles”, comentó Rocío Uribe Benítez, socia directora de Quality Inmobiliaria Uribe.
Imagen de archivo

La investigación se realiza con la intención de ofrecer seguridad al propietario, conocer al inquilino y evitar ilícitos, como narcotráfico o secuestros dentro del inmueble. Además de proporcionar seguridad sobre la duración y estabilidad del contrato “cuando un historial de inquilinos es correcto y sólido, se espera que mejore la calidad del contrato de arrendamiento” agregó Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com.
Por Mónica Herrera
También lee
Seguridad en tu patrimonio: la importancia de contratar a un profesional inmobiliario

¿Qué dificulta a un joven rentar un departamento?