Conecta con nosotros

Negocios

La certificación LEED en el mercado corporativo clase A de la CDMX

Publicado

el

De acuerdo con Solili, 45 de los edificios clase A existentes en CDMX cuentan con la certificación o pre-certificación LEED, representando el 21.5% de los poco más de 5.8 millones de m2 que conforman el inventario total.

El sistema de certificación de las construcciones LEED del U.S. Green Building Council (USGBC)1 ofrece una validación por parte de terceros sobre las características sustentables de un proyecto. La certificación tiene como finalidad implementar estrategias de mejora en el impacto del medio ambiente dentro del sector de la construcción. El proceso de certificación se basa en un esquema de puntos en el cual los proyectos de construcción obtienen puntos LEED para satisfacer criterios específicos de construcción sustentable. El sistema está compuesto por cuatro niveles progresivos de certificación en la siguiente escala: Certificado (40-49 puntos), Plata (50-59 puntos), Oro (60-79) y Platino (80 puntos o más)1.
Desde que se creó la certificación LEED, ésta se ha convertido en una tendencia a nivel global ya que muchas de las construcciones buscan contar con dicho distintivo, debido a que además de implementar estrategias de construcción que reducen el impacto medioambiental, mejoran la eficiencia operacional de un edificio. México no ha sido la excepción, ya que existe una tendencia en los desarrolladores y propietarios por generar complejos que incorporen materiales, diseño y técnicas de construcción favorables con el medio ambiente.
De acuerdo con la información contenida en la plataforma Solili, 45 de los edificios clase A existentes en la Ciudad de México cuentan con la certificación o pre-certificación LEED, representando el 21.5% de los poco más de 5.8 millones de m2 que conforman el inventario total. Actualmente existen 18 edificios que se encuentran en proceso de certificación LEED que adicionarían 415 mil m2 a los 1.26 millones ya certificados y pre-certificados.Aunque la certificación LEED oro es uno de los niveles más altos de alcanzar, 31 de los 45 edificios existentes certificados y pre-certificados cuentan con esta distinción, siendo este nivel el que representa la gran mayoría de los metros cuadrados del inventario corporativo de la Ciudad de México con una suma total del 63.1%.
Torre Virreyes, Torre Reforma, Reforma 180, Torre HSBC y Corporativo Terracota son los cinco edificios corporativos existentes Clase A en la Ciudad de México, con la certificación o pre-certificación LEED Platino, siendo este nivel el de más alto rango y prestigio de las certificaciones que otorga la USGBC. Estos edificios están certificados como los espacios de oficinas más sustentables en la Ciudad de México.
Reforma es el corredor que cuenta con la mayor concentración de edificios existentes certificados y pre-certificados LEED, representando el 30% del total de los metros cuadrados con certificación LEED del mercado Clase A de la Ciudad de México. La torre HSBC, ubicada en el corredor de Reforma y construida en 2005, obtuvo la segunda certificación LEED oro en México en 2007, logrando en 2012 la certificación Platino gracias a los elementos de operaciones y mantenimiento, generando un impulso en la tendencia de las construcciones sustentables dentro de este submercado.
Actualmente, los submercados de Bosques e Interlomas son los únicos corredores que no cuentan con ningún edificio existente de oficinas Clase A, con una certificación LEED, debido al escaso número de nuevas construcciones en la zona durante los últimos años; sin embargo, se espera que a Central Interlomas, aún en construcción y ubicado en el corredor de Interlomas, se le dé pronto esta distinción, ya que actualmente se encuentra en proceso de certificación.
El 60% de los casi 1.4 millones de metros cuadrados de los proyectos de oficinas en construcción están pre-certificados o en proceso de certificación LEED, siendo el submercado de Insurgentes el que cuenta con la mayor concentración de los proyectos nuevos  de oficinas LEED, con casi 250,000 m2. Por otra parte, de los 158 mil metros cuadrados de construcción total del submercado de Santa Fe, el 88% de estos están pre-certificados o se encuentran en proceso de certificación, incluyendo el proyecto pre-certificado LEED Platino de Downtown Santa Fe – Torre 3.
El porcentaje de metros cuadrados pre-certificados o en proceso de certificación LEED que se encuentran en construcción muestran la tendencia que los desarrolladores y propietarios han adoptado en la construcción de los nuevos proyectos en la Ciudad de México, el compromiso de su parte en generar espacios corporativos cada vez más sustentables y eficientes es una realidad, por lo que esperamos que la gran mayoría de los nuevos proyectos que se detonen sean acreditados como LEED.
* Para este análisis, hemos tomado en cuenta los proyectos de LEED BD+C: Core and Shell; LEED BD+C: New Construction; LEED O+M: Existing Buildings; y LEED ND: Plan.
1 http://www.usgbc.org/sites/default/files/ Docs10716.pdf
Por Erik Nelson
erik@solili.mx

Publicidad

Negocios

¿Cómo incursionar en el negocios inmobiliario?

Publicado

el

Ante la situación que se vive actualmente las personas están buscando cuidar su dinero a partir de oportunidades de inversión reales que generen ganancias. Es por eso que los expertos de la Lamudi han creado una guía breve para aquellos que deciden incursionar en el negocios inmobiliario.

1)    Contar con el presupuesto necesario

En primer lugar se recomienda investigar sobre los precios del mercado y sobre la capacidad de crédito (si es que se emplea una hipoteca). Es importante tener muy clara la cantidad de dinero que se piensa destinar a la inversión, para que así se busque una buena plataforma inmobiliaria.

Publicidad

Se recomienda acercarse a un profesional inmobiliario que pueda ser guía en el proceso y realizar una inversión segura. Datos a tomar en cuenta: ubicación, estado de la construcción, factores que pueden influir en la plusvalía, situación fiscal de la propiedad,  documentación legal y notarial que conlleva, entre otras cosas. 

2)    Tipo de inversión inmobiliaria: renta o venta

 Un paso importante es definir cuál va a ser el uso de la inversión; si es con el fin de rentar o vender, o si se va a adquirir una propiedad en construcción, en pre-venta o para remodelar y volver a poner en el mercado. 

“En este aspecto recalcamos que hay que informarse sobre todas las opciones que hay en el mercado inmobiliario, así como sus riesgos y beneficios. Entre mejor informado se esté, la toma de decisión será mejor” explica Daniel Narváez, Marketing VP de Lamudi.

Una dato importante para tomar en cuenta antes de invertir es la plusvalía, por ejemplo en el caso de la CDMX, las plusvalías han sido en general positivas a pesar de la contingencia donde la plusvalía anual del tercer trimestre del 2020 con respecto al mismo periodo del año pasado fue del 8.9%, mientras que la plusvalía del mercado secundario, es decir, la venta de vivienda usada fue de 14.3%. 

En este año atípico las casas han bajado un 9,4% el precio promedio de venta y los departamentos han disminuido un 3,5% de 2019 a 2020 en las ciudades, pero en renta, las casas han aumentado un 12,4% y los departamentos han crecido un 9,6% sus precios promedio, por lo que comprar para rentar es una oportunidad. 

3)    Riesgos a tomar en cuenta

Una inversión inmobiliaria bien hecha traerá ganancias, sin embargo estas serán a mediano o largo plazo. La liquidez por lo regular no es inmediata. La inversión podría hacerse difícil si se realiza sin haber hecho alguna investigación o análisis previo sobre los factores que influyen en el valor de los inmuebles y de los que depende el poder liquidar. 

Al invertir en un inmueble para vender lo ideal es esperar de tres a cinco años para lograr obtener una utilidad de hasta el 30% en caso de haber realizado la elección del inmueble considerando su plusvalía y que no existan factores que puedan disminuir su valor. Durante ese tiempo existe la opción de rentar el inmueble para ir generando ingresos o si se utilizó un crédito hipotecario, con el dinero del alquiler se pueden ir pagando los intereses.

“Actualmente hay factores como el mantenimiento de las bajas tasas de interés y los plazos accesibles para financiamiento por parte de las instituciones bancarias y que las autoridades han anunciado planes económicos para revitalizar el sector de la construcción, dan certeza de que el mercado no se va a detener. Si bien durante las crisis sanitarias, como la que se vive actualmente, se ralentiza la toma de decisión de aquellos que están por comprar un inmueble, se debe hacer mucho énfasis en que no hay mejor momento para invertir que este”, agrega Narváez.

Publicidad
Sigue leyendo
Publicidad

Lo más leído