Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, trae a cuestas la implementación de soluciones de transporte eficaces y sustentables para los capitalinos, quienes de acuerdo con el estudio 2018 de Global Scorecard de INRIX, pasan alrededor de 218 horas anuales en embotellamientos viales, lo que coloca a la CDMX por encima de urbes como Bogotá y Moscú.

FOTO: JAIR CABRERA TORRES/AZTLANPHOTO

La movilidad en la CDMX. Un diagnóstico complejo 

De acuerdo con el último censo de la capital mexicana, llevado a cabo por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, INEGI, en 2010 la ciudad y su zona metropolitana aglomeran a un conjunto de 22 millones de habitantes, que necesitan soluciones de transporte para trasladarse a sus actividades del día a día.

Asimismo, el Instituto encontró que en 2017, la ciudad era ‘casa’ de más de 5 millones de unidades, considerando automóviles particulares, transporte de carga, de pasajeros y motocicletas. De cara al objetivo de convertir a la ciudad en una ‘Smart City’, el reto de Andrés Lajous como Secretario de Movilidad de la CDMX se avizora titánico.

Entre algunas de las tareas encargadas al secretario se encuentran la homologación de la señalética de la ciudad, mayor inclusión en los sistemas de transporte así como la mejora de los mismos para ofrecer una mejor calidad de vida a los capitalinos. Aunado a lo anterior, mantenerse a la vanguardia en programas de conservación del medio ambiente es también una prioridad de esta gestión.

Foto: Archivo

La estrategia de Sheinbaum y su equipo 

Una de las grandes promesas de campaña de la actual Jefa de Gobierno estuvo centrada en la implementación de nuevas medidas de movilidad para la ciudad. En el documento titulado ‘Plan Estratégico de Movilidad 2019’, se enlistan una serie de ejes de acción con las que la administración capitalina quiere ‘cambiar’ la forma en la que se transportan los ciudadanos.

  • Integrar los sistemas de transporte promoviendo los viajes a pie, en bicicleta y en transporte público.
  • Mejorar la infraestructura y servicios de transporte público con el objeto de aumentar la accesibilidad de la ciudadanía, disminuir tiempos de traslado, mejorar condiciones de viaje, transparentar el funcionamiento de diferentes sistemas de movilidad y hacer más eficiente el transporte de mercancías. 
  • Proteger a los usuarios de distintos sistemas de transporte a través de la provisión de infraestructura y servicios incluyentes, dignos y seguros.

No obstante, de cara a la cada vez más compleja situación de movilidad en la ciudad, la administración se enfrenta a un panorama empedrado. Apenas en mayo, la capital mexicana se convirtió en centro de atención internacional ante los altos índices de contaminación que incluso orillaron a la suspensión de actividades escolares

Aunado a lo anterior, los conflictos de transportistas se acrecientan. Este martes, medios de comunicación reportan que integrantes de este gremio se manifiestan en las principales arterias de la ciudad. Demandan aumento a las tarifas y evitar el tener que comprar nuevas unidades; tema que ha sido el centro de controversia a lo largo de varias gestiones.