Con una penetración de internet en el 65% de su población y más de 81 millones de usuarios únicos de smartphones, México es uno de los países de Latinoamérica que muestra más digitalización. Y la tendencia será a la alza durante los próximos años: tan sólo en 2017, se incorporaron a la esfera digital más de 9 millones de internautas (12% más entre enero de 2017 y de 2018) y los usuarios únicos de dispositivos móviles aumentaron 3 millones en el mismo periodo para llegar a 81 millones.

Varias industrias se han modificado y beneficiado de este panorama. Una de ellas es la de Real Estate, la cual se ha visto influenciada por una serie de tecnologías que modificaron para siempre su dinámica interna, pero también la de compradores y vendedores, como veremos a continuación.

La importancia de las proptech

Este concepto, que es la manifestación más clara de la influencia de la era digital en Real Estate, se ha utilizado para conjuntar las innovaciones y la aplicación de nuevas tecnologías para el sector inmobiliario, lo cual ha permitido eliminar muchos de los obstáculos asociados al sector, desde la búsqueda y alquiler de inmuebles, hasta la gestión de la propiedad e incluso la inversión. En los últimos años, un grupo de startups (compañías emergentes) han utilizado proptech para emprender e innovar en el rubro.

Algunas de las categorías en que se pueden dividir las proptech son:

1. Realidad virtual: su utilidad radica en que los actores pueden recorrer las propiedades de manera remota, experimentando una sensación similar a la de estar ahí físicamente.

2. Impresión 3D: permite “imprimir” estructuras y hasta casas enteras en cuestión de horas.

3. Internet de las cosas: este concepto se refiere a la capacidad que tienen los electrodomésticos e instalaciones de una casa de conectarse a internet y entre sí con el fin de automatizar ciertos procesos cotidianos sin la intervención del hombre y mediante sincronización.

4. Coworking: esta tendencia, extendida en todo el mundo, representa oportunidades no sólo para los usuarios que buscan un espacio de trabajo, sino también para los empresarios, que pueden adquirir un inmueble y adecuarlo para que funcione como tal.

5. Renta de departamentos on demand: se trata de un concepto muy similar al anterior, sólo que en este caso hablamos de vivienda. Los usuarios mantienen un sentido de comunidad y las instalaciones cuentan con comodidades de uso diario, como internet, cocina, toallas, utensilios, lavandería, concierge, etc.

6. Apps y sitios web: estas herramientas han eliminado la necesidad de intermediarios en la compraventa y renta de propiedades, al mismo tiempo que otorgan a los empresarios información puntual sobre los hábitos y comportamiento de los clientes.

Por Mercado Libre

Este es un fragmento del artículo La industria de Real Estate en la era digital, de la edición http://inmobiliare.com/inmobiliare-111/