Desde la industria de telecomunicaciones el compromiso con la construcción de ciudades inteligentes radica en acortar la brecha digital. Las smart cities requieren de la utilización de soluciones del Internet de las Cosas para conectar comunidades, infraestructura, recursos naturales e impulsar desde luego la innovación y la tecnología, así lo refiere Emmanuel Cisneros, Vicepresidente y Director General de la región Pacífico Bajío de AT&T México, empresa que ofrece servicios móviles avanzados, navegación de alta velocidad y soluciones inteligentes.

“Nuestra avanzada red 4G LTE cubre a casi 100 millones de personas. Somos líderes en IoT y nuestra red le da servicio a una gran variedad de industrias, incluyendo transporte, salud y manufactura, por ello, impulsamos proyectos de ciudades inteligentes. En 2017 inauguramos el Centro de Experiencia Empresarial (CXE) en la Ciudad de México, un espacio diseñado para colaborar con líderes visionarios, generar ideas, y lanzar productos y servicios innovadores al mercado para ayudar de forma personalizada a pequeñas, medianas y grandes empresas en el interior del país sobre cómo potencializar oportunidades de negocio apoyándose en las soluciones de AT&T”.

Emmanuel Cisneros, Director General de la región Pacífico Bajío de AT&T México

Desde su llegada a México, AT&T ha invertido más de 7 mil millones de dólares enfocados en la construcción y la creación de IoT en el país. “Somos una empresa socialmente responsable, cuando desarrollamos o pensamos en un producto siempre tenemos que pensar en el bienestar de la sociedad y cualquier empresa puede acercarse a nosotros para desarrollar mayor tecnología”, destaca Cisneros.

Dentro de sus diferentes líneas de productos AT&T busca ofrecer soluciones que logren una mayor conectividad, automatización y reducción de costos que faciliten el día a día de las personas, no solamente en sus hogares, sino también en su vida laboral y social. “Estamos trabajando en acortar la brecha digital, para la compañía es importante llevar el internet a todas las personas, para que todos podamos hacer uso del mismo (…) Aperturamos el primer centro de experiencia empresarial, el único en América Latina y anunciamos el lanzamiento de una cartera de soluciones enfocados a negocios para ayudar y mejorar la productividad”. Entre los proyectos de la firma y el camino que asegura aún falta por recorrer a nivel país, señala que sólo queda imaginar que para 2022 podrán existir más de 400 mil semáforos en todo el mundo conectados por Internet de las Cosas que pueda favorecer la vida de la gente, que si bien, “no es un proyecto que hoy tenga AT&T, sí son cosas que hoy se están trabajando para que el día de mañana esto sea una realidad”.

En conclusión, expertos señalan que el desarrollo y avance de la tecnología está acelerando la evolución de las ciudades y a la par hacen eco de un notable rezago en los procesos legislativos en México (en comparación con regiones como Europa) para regular y certificar el crecimiento sustentable y sostenible de las comunidades. Las ciudades del futuro requiere rentabilidad a partir de la motivación de su propio Producto Interno Bruto (PIB) para lograr una interoperabilidad entre sus distintos elementos: sociales, económicos, políticos, tecnológicos y científicos; siendo fundamental que a nivel local se genere mayor involucramiento del sector privado y de la sociedad en la parte de financiamiento, capacitación e inversión, que contribuya a resarcir las repercusiones del cambio climático.

“Es de vital importancia trazar una ruta crítica con etapas claras para alcanzar ese bien común que permitirá que las ciudades se comporten de forma inteligente al tener una comunicación clara, responsable y eficiente”, IMCISS.

Por Danae Herrera

Este es un fragmento del artículo Construcción y evolución de las Ciudades Inteligentes de la edición 115
http://inmobiliare.com/inmobiliare-115/