El 5 de agosto, entró en vigor la nueva Ley de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México. Armando Aguilar Hiriata, presidente de la Comisión de Higiene, Seguridad y Protección Civil de la COPARMEX CDMX, dijo a La Jornada que la operación de pequeñas, medianas y grandes empresas cambia con esta ley que tiene como objetivo la “simplificación administrativa y la lucha contra la corrupción que existía en las alcaldías”. 

Las implicaciones primordiales son la digitalización de trámites y la eliminación de los Programas Internos de Protección Civil ante las alcaldías, que fueron descritos por el funcionario como “engorrosos y difícil de cumplir”.

Al respecto, Ricardo Treviño González, Tercer Acreditado de Protección Civil y Coordinador General de REVEX, dijo a Inmobiliare que los cambios legislativos en la materia tienen dos implicaciones para las empresas propietarias de inmuebles. “Anteriormente tenías que cumplir con muchos requisitos […] se pedían una serie de documentos que impactaban en la operación de los inmuebles, pero no en la protección civil, incluso la frenaban. Ahora las alcaldías desaparecieron del trámite y eso facilita que un tercer acreditado sea quien registre los documentos en una plataforma electrónica y con eso se agiliza el proceso”.

Foto: LJA Aguascalientes

Los propietarios de inmuebles y los beneficios en los cambios legislativos 

La nueva administración de la Ciudad de México planteó en su plan de gobierno el combate a la corrupción y la agilización de trámites. Como parte del cumplimiento a estos ejes de acción, la Ley de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil pone sobre la mesa beneficios para los propietarios de inmuebles, quienes tienen que cumplir con la ley vigente para operar. 

“La seguridad tendría que ser algo natural para todas las actividades humanas. La realidad es que tenemos que estar preparados para cuando las cosas salen bien y, asimismo, cuando se presenta una eventualidad. La realidad es que vivimos en un ambiente con riesgo y tenemos que estar preparados para proteger a las personas y continuar con nuestra vida habitual”, enfatizó Treviño. 

La figura del Tercer Acreditado en Protección Civil

Con los cambios en la regulación vigente, emergen las figuras de Tercer Acreditado en Protección Civil y las consultorías independientes en la materia como elementos que articulan el lenguaje técnico de la ley con las necesidades de los tenedores de los inmuebles. “Esta figura de consultor hay que pensarla como un traductor de la norma. Es alguien que desde fuera puede diagnosticar si estás cumpliendo con los requisitos.Deberíamos entender la regulación de forma natural y esa es la tarea”, finalizó Ricardo Treviño.