Pensada como un proyecto sustentable y amigable con el medio ambiente, su construcción se adecuó a la topografía del terreno respetando el ecosistema endémico. Asimismo, se agregó tecnología para la captación de agua de lluvia, generación de energía solar a través de celdas fotovoltaicas y de Led, además de crear 12 mil 500 metros cuadrados de zonas de humedales.

Imagen de archivo

Es uno de los nuevos y grandes pulmones de la Ciudad de México, diseñado por el arquitecto paisajista Mario Schjetnan. La primera fase del proyecto fue inaugurada en noviembre del 2017, y los trabajos de construcción para la segunda etapa dieron inicio en el mes de marzo; con planes para zonas deportivas como ciclopista, trotapista, canchas de futbol, padel y basquetbol, así como un centro cultural; se espera esté terminado a finales de 2018.

Los parques urbanos son diseñados con medidas sustentables como la generación de energía eléctrica a
través de celdas solares, así como la captación, almacenamiento e infiltración de agua en zonas de mayor
desabastecimiento.

Imagen de archivo

El terreno de más de 40 hectáreas había estado en la mira de constructoras durante años, sin embargo la Asociación de Colonos de Santa Fe llegó a un acuerdo con autoridades capitalinas para utilizar sólo el 30% en desarrollos inmobiliarios. A pesar de ser una zona conflictiva en tema de movilidad, la plusvalía en áreas cercanas aumentó con la construcción de este parque; de acuerdo con el portal Propiedades.com, el primer trimestre de 2017 la plusvalía fue de 5.6% y para la segunda mitad de 11.9 por ciento. Un ejemplo son los departamentos -de 121 m2- localizados en la zona
de Contadero -terreno donde se ubica La Mexicana– que registran un precio medio de 5 millones 200 mil pesos.

Por Mónica Herrera Peña