La Nueva Infraestructura Global

dc9e231f652301f80ea8e901bd9ec18a_L

La Nueva Infraestructura Global

Muchos gobiernos alrededor del mundo han pasado de una administración de proyectos de infraestructura financiadas al 100% por el gobierno, a un escenario en donde hay una mayor participación del sector privado en el desarrollo y administración de infraestructura. Esta tendencia proporciona a los inversionistas oportunidades para invertir en proyectos para desarrollarse (greenfield) y colaborar con el gobierno en mejorar la eficiencia de negocios gubernamentales existentes; además, esta oportunidad ha impulsado un crecimiento significativo en el mercado privado de inversión en infraestructura. ¿Cuál es la infraestructura global que se demanda actualmente?

Antes que nada, quiero agradecer a la revista Inmobiliare y a Guillermo Almazo Garza, así como a Erico García García por esta amable invitación para dar a conocer algunos aspectos del fascinante tema de la Infraestructura moderna: algunos dicen que es “la cara social de la sustentabilidad”, y definitivamente es un elemento esencial de la competividad internacional (¡China asigna un 15% anual de su PIB a la Infraestructura!).

Este artículo es el primero de 6, que saldrán en los siguientes 5 números de la revista: su objetivo primordial es introducirnos a este tema; los siguientes, profundizarán en los aspectos más especializados y complejos de este amplio tema, tales como:

1) La privatización, 2) El surgimiento de los fondos de Infraestructura, 3) Los mercados emergentes y la Infraestructura, 4) Tendencias en la Infraestructura Global, 5) Los fondos de Infraestructura y las Instituciones Multilaterales.

La revista Inglesa “Infrastructure Investor” nos ofrece esta definición de la ‘Nueva Infraestructura’ en su edición de Diciembre/Enero 2009/2010:

“Infraestructura es el término que cubre todas las instalaciones hechas por el hombre que facilitan la operación de cualquier economía. Puede segmentarse en 3 grandes áreas: Transportación, por ejemplo, ferrocarriles, carreteras y aeropuertos; Servicios Públicos, por ejemplo, generación y distribución de energía, procesamiento de agua y desperdicios y telecomunicaciones; e Infraestructura Social, por ejemplo, escuelas, hospitales y habitacional.

Aunque tradicionalmente estaba reservado solamente para los gobiernos, el fondeo y la operación hoy en día recibe una participación significativa del sector privado – ya sea en asociación con el sector público (en los llamados “PPP’s” – Public Private Partnerships), o en forma independiente.

El rango de participantes del sector privado ha crecido junto con las nuevas formas de fondear lo que inherentemente son proyectos intensivos en capital y a largo plazo. El financiamiento actualmente puede incluir capital o deuda proveniente de Bancos, otras instituciones financieras, desarrolladores, fondos, y otros inversionistas institucionales.

No sólo los nuevos proyectos están siendo desarrollados por este grupo de instituciones, sino que además, activos existentes de infraestructura están siendo comprados por estos ‘sindicatos’ de inversionistas.

El rango de proyectos que cubre actualmente, la importancia global para cualquier economía, el prominente rol del sector privado y su relevancia para el capital institucional como una clase de activos de inversión, única y diferente en la cual se puede invertir ya sea directa o indirectamente, es lo que define a la ‘Nueva Infraestructura Global’.

Quisiera darle las gracias también a Paul Freudenthaler del recientemente creado “Fondo de Infraestructura Macquarie México” por su apoyo y disponibilidad para este artículo, así como por la valiosa información contenida en su prospecto de colocación, del cual vamos a citar extensivamente, dado que este es el Grupo preeminente en el mundo en este ramo.

Pero, antes que nada, por qué no definimos el qué y el cómo de invertir en este ramo en México: consultemos qué nos dice el mayor ‘jugador’ mundial del ramo en su prospecto, enfocado a captar fondos de las Afores en el mercado de capitales Mexicano con los nacientes ‘Certificados de Capital en Desarrollo’ o “CKD’s”.

Invirtiendo en infraestructura… y en México

¿Qué es infraestructura?

La Infraestructura es el cimiento de los servicios básicos, instalaciones e instituciones sobre el que depende el crecimiento y desarrollo de una comunidad moderna. Los activos de infraestructura comprenden las estructuras físicas y las redes que proporcionan servicios básicos a las comunidades, tales como carreteras, vías ferroviarias, aeropuertos, puertos, energía, telecomunicaciones, agua y redes de desecho de aguas; y por lo tanto son una condición previa para el desarrollo económico e industrial.

¿Por qué invertir en infraestructura?

Muchos gobiernos alrededor del mundo han pasado de una administración gubernamental de proyectos de infraestructura financiadas al 100% por el gobierno, a un escenario en donde hay una mayor participación del sector privado en el desarrollo y administración de infraestructura. Este cambio ha sido causado por diversos factores, incluyendo las presiones para mantener un gasto público eficiente, impuestos más bajos, la asignación de riesgos de ejecución y administración al sector privado, así como una mayor demanda por financiamiento de infraestructura eficiente.

Esta tendencia proporciona a los inversionistas oportunidades para invertir en proyectos para desarrollarse (greenfield) y colaborar con el gobierno en mejorar la eficiencia de negocios gubernamentales existentes; además, esta oportunidad ha impulsado un crecimiento significativo en el mercado privado de inversión en infraestructura. Una estimación reciente de Macquarie indica que se necesitará realizar un gasto en infraestructura de aproximadamente 32 billones de dólares antes del 2030, en transporte, energía, agua y comunicaciones. Esta inversión es necesaria en la medida en que el crecimiento de la población mundial, la existencia de un fuerte crecimiento económico y un mayor enfoque en la competitividad creen una demanda de nuevos activos de infraestructura. En México, la demanda de desarrollo de infraestructura es aún mayor que la de las tendencias globales recientes, en tanto que la economía mexicana continúa en desarrollo y buscando competir en un mercado más globalizado.

Los activos de infraestructura comparten muchas características en común que pueden convertirlos en inversiones atractivas a largo plazo, incluyendo condiciones como las siguientes:

Operan como monopolios relativos porque:

  • La necesidad de una inversión en capital significativa para desarrollar activos en infraestructura generalmente crea una barrera financiera de entrada importante.
  • Los activos en infraestructura frecuentemente son objeto de concesiones de largo plazo exclusivas, las cuales se otorgan de conformidad con lo previsto por la legislación y la regulación o conforme a contratos de servicios o abastecimiento de largo plazo.
  • Restricciones geográficas naturales, de planeación o ambientales impiden el desarrollo de activos de competidores.
  • Tienden a ser más inmunes a ciclos de negocio normales toda vez que la demanda por sus servicios es relativamente inelástica.

Como resultado, la inversión directa en infraestructura tiende a generar flujos de efectivo de largo plazo, predecibles y estables, creando relativa certidumbre de inversión a sus participantes.

Desde el punto de vista del Administrador, otras características de los activos de infraestructura que son importantes para la consideración de inversionistas potenciales son:

  • Los activos en infraestructura demuestran tener riesgo y volatilidad bajos comparados con otra clase de inversiones.
  • Los activos de infraestructura actúan como mecanismos de cobertura de inflación debido a que los flujos de ingreso tienden a estar indizados a la inflación.
  • El desempeño de la inversión en activos de infraestructura está menos correlacionado al de otras clases de inversión.
  • Los activos de infraestructura son activos tangibles de largo plazo que proporcionan rendimientos de largo plazo.

Hablemos de estos aspectos con mayor detalle.

Riesgo y volatilidad relativamente bajos

El Administrador cree que las inversiones en activos de infraestructura tienen menores riesgos y presentan una menor volatilidad en comparación con muchas otras clases de activos por diversas razones, incluyendo:

  • Los activos de infraestructura tienden a ser menos afectados que otras clases de activos por desaceleraciones en la economía, toda vez que típicamente tienen menor elasticidad en su demanda debido a su naturaleza de activos esenciales.
  • Los activos de infraestructura tienden a ser menos afectados que otras clases de activos por presiones de competencia de precios o de bienes semejantes.
  • Los riesgos operativos tienden a ser menores que en otras clases de activos debido a la relativamente baja proporción de costos de operación a ingresos totales.
  • Los activos de infraestructura típicamente tienen una baja exposición a riesgos provenientes de cambios en la tecnología.
  • Los activos de infraestructura típicamente tienen razones Sharpe más altas, es decir, mayores rendimientos para riesgos similares o menor riesgo para rendimientos similares, comparado con otras clases de activos.

Podemos seguir por el objetivo y áreas de interés del mencionado Fondo:

“El Administrador procurará reunir un portafolio diversificado de inversiones, incluyendo proyectos o contratos para construir, operar, administrar o mantener activos, los cuales, en la opinión del Administrador, se espera generen flujos de efectivos predecibles a largo plazo y presenten ventajas competitivas sostenibles, e incluyan una o más de las siguientes características:

  • Flujos provenientes de actividades reguladas o que hayan sido pactados en virtud de un contrato o convenio.
  • Demanda limitada o riesgo de uso limitado, o riesgo de uso derivado principalmente por factores demográficos.
  • Un nivel bajo de competencia debido a barreras de entrada o requisitos de licencias o autorizaciones gubernamentales.

Los activos del portafolio podrán incluir, más no estarán limitados a: Carreteras; redes ferroviarias; puertos; aeropuertos; agua y tratamiento o desecho de aguas; energía y servicios públicos (incluyendo petróleo y gas, en la medida permitida por la legislación aplicable); infraestructura para telecomunicaciones; infraestructura social (tales como escuelas y hospitales); y otros activos de infraestructura que concuerden con los criterios de inversión del Fondo, pero sólo con la aprobación del Comité Asesor de Inversionistas (y sujeto a cualquier aprobación regulatoria necesaria).

Existen varios niveles de Infraestructura: la primaria, que consiste en las obras masivas – normalmente ejecutadas por el gobierno federal y financiadas por Organismos Mundiales y los grandes consorcios financieros Internacionales, con una estructura de “Project Finance”, o sea, cada proyecto debe ser analizado individualmente y sujetas a concesiones federales, tales como los aeropuertos, carreteras, puertos, redes ferroviarias. La secundaria es la que cubre normalmente a los estados, y la terciaria a los municipios y la interacción de estos municipios y estados con desarrollos grandes.

En los siguientes artículos analizaremos más a fondo proyectos específicos de los 3 niveles en México y el mundo, abordando aspectos técnicos de los mismos, sobre todo en relación a las formas de fondearlos y la comparación con otros tipos de activos – entre ellos diferentes tipos de bienes raíces y cómo los rendimientos de los activos de Infraestructura tienden a ser menos riesgosos, una vez que se ajustan a este menor riesgo por la estabilidad de sus flujos y el relativo “efecto monopólico” a nivel local.

Finalmente, quiero dar una muestra de la amplitud y profundidad de la ‘privatización’ de la Infraestructura, a través de un resumen de las áreas de actividad de este grupo Australiano global, que es Macquarie.

Tags

Related posts

Top