¿Sabías que en cuatro zonas se concentra más del 60% de la construcción de vivienda en la Ciudad de México?

Basta hacer un solo recorrido por las avenidas más importantes de la ciudad para percatarse de la cantidad de edificios que están en desarrollo; inmuebles en obra negra y trabajadores dando los últimos toques a los que serán los hogares de muchas familias mexicanas dan la impresión de estar por doquier.

De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (CANADEVI), las delegaciones Cuauhtémoc, Álvaro Obregón, Miguel Hidalgo y Benito Juárez concentran más de la mitad de las construcciones de vivienda nueva en la capital.

COLONIAS EN DESARROLLO Y COLONIAS CON FUTURO PROMETEDOR

En entrevista para Vivanuncios (el portal inmobiliario de eBay en México), representantes de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) explicaron que la mayor parte de los desarrollos actuales se encuentran en Polanco; en las colonias Granjas México y Agrícola Oriental, Iztacalco; en Narvarte y Colonia del Valle.

Dentro de los factores que más han favorecido el panorama destacan los permisos de uso de suelo, la rentabilidad del valor de la tierra y la demanda que, de manera natural, se está dando en esos lugares.

En referencia a las zonas que han tenido una tendencia favorable en los últimos años y que cuentan con una muy buena perspectiva a futuro están la colonia Anáhuac, como continuidad de Nuevo Polanco; Lindavista, que posee muy buena infraestructura y servicios; la colonia Atlampa y Santa María Insurgentes, en Cuauhtémoc. Ambas son colonias industriales con una ubicación privilegiada y para la que se tienen planes interesantes de densificación. De igual forma, hay proyectos importantes para Tacubaya, la colonia Jardín Balbuena y otras que circundan el aeropuerto.

¿Una amenaza al tren de vivienda?

A pesar de este escenario, la propia ADI ha advertido de un posible aumento de 15 a 20% en los precios de vivienda ante la moratoria urbana que llegó como parte del proceso de definición de la nueva política de desarrollo inmobiliario de la Ciudad de México.

La suspensión de obras en diversos puntos de la ciudad ya ha generado sus primeros efectos. Desarrollos con terrenos adquiridos y permisos a punto de obtenerse han sido frenados, distintos proyectos en etapas diferentes de construcción están detenidos, lo cual ha hecho que las compañías reduzcan sus plantillas vigentes y que los miles de albañiles, soldadores, carpinteros, vidrieros y otros trabajadores apenas puedan terminar una obra para incorporarse a otra.

Todo ese personal necesita tener fuentes de trabajo; sin embargo, las condiciones que se están gestando podrían poner en riesgo no solo sus empleos, sino también el tren de vivienda. Los especialistas han alertado sobre la incertidumbre que genera la suspensión de permisos y lo graves que pueden ser las consecuencias.

Si bien después del sismo de 19 de septiembre, la legalidad de muchas construcciones fue puesta en entredicho, la industria afirma que existen muchas otras edificaciones que cumplen con la normativa y que, por ende, sería potencialmente dañino que justos paguen por pecadores.

Por Cecilia Furfaro, directora general de Vivanuncios

Este es un artículo de la edición 113http://inmobiliare.com/inmobiliare-113/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.