De acuerdo con un estudio realizado por la consultora Accenture la mala administración de recursos y la falta de estrategias para el ahorro de costos ha propiciado que, desde el año 2000,  52% de las empresas de la lista Fortune 500 han  sido absorbidas, caído en bancarrota  o desaparecido, por lo que consideran que la  industria 4.0 y una buena asesoría pueden marcar la diferencia.
En ese sentido, la consultora  realizó entrevistas y evaluaciones a más de 13 industrias 700 ejecutivos y 65 para determinar cuáles son los obstáculos más comunes que interfieren  con el ahorro de capital enfocado al crecimiento de la empresa y cuales son las tendencias hacia donde se mueven las empERA_1resas.
Uno de los resultados relevantes fue que 54% de los encuestados coinciden en  que la prioridad actual es invertir en la tecnología digital o Industria 4.0 y de acuerdo con el comunicado de la consultora  “la era digital está transformando e incluso redefiniendo la competitividad entre empresas. Hoy en día, los cambios son constantes y, por tanto, la adaptabilidad es una virtud indispensable, la cual debe verse reflejada en los planes empresariales. Por medio de la inversión en, por ejemplo, programas de análisis, nubes de archivos en línea y otras innovaciones en el área del “Internet de las cosas”, es posible dar un impulso importante a los negocios, pues permite el acercamiento al cliente, reduce costos, incrementa eficiencia, acelera la innovación, permite experiencias personalizadas y demás”.

Por debajo de la inversión en conectividad se encuentra,  con 46% de las respuestas, el interés de enfocarse en la producción y lanzamiento de nuevos productos y servicios. Por otro lado las dificultades de reinversión radican en los planes de ejecución de las campañas de reducción de gastos,  las diferencias de opiniones en las prioridades  de competitividad propician que no exista consenso de a dónde dirigir las inversiones, así como también afecta  distribuir los fondos en diferentes pequeñas iniciativas en lugar de hacerlo en una estrategia de negocios unificada.  
De acuerdo con la investigación “la dificultad de llevar a cabo asertivamente la planificación fue una constante en todo el análisis, lo cual se debía, entre otras razones, a la falta de perspectiva a largo plazo, objetivos claros y planificación detallada” así como la toma de “malas decisiones al poner recursos en lugares donde no hace falta y recortarlos de lugares importantes, llegando incluso a bajar la valuación de la empresa”.