La robotización y el crecimiento de la inteligencia artificial es un fenómeno que no podemos ignorar. Cada vez es más común escuchar sobre vehículos capaces de conducir de forma autónoma como los de Tesla; también de dispositivos que por medio de comandos de voz nos permiten controlar distintos espacios de nuestro hogar, por ejemplo Alexa de Amazon, Google Home o Home Pod de Apple; incluso nuestro dispositivo móvil puede ser un asistente personal gracias a Siri, en Apple y al Asistente de Google en dispositivos con un sistema operativo Android.

Gracias a la tecnología los costos de operación y construcción se pueden llegar a decrementar, aunque en un inicio puede llegar a representar una gran inversión por el tema de adaptarse, aprender y empezar a usarla

El mundo inmobiliario no se queda atrás en dichos avances tecnológicos, automatización y robotización. Por ejemplo WinSun Decoration Design Engineering, una compañía constructora china, en 2014 ‘imprimió’ bloques para ensamblar 10 casas en en un lapso de 24 horas. En ese año haber tenido listas las casas en el tiempo mencionado tuvo un costo de $4,800 USD (1). La compañía menciona que la construcción con tecnología de impresión en 3D permite la asequibilidad de la vivienda para sus usuarios, además de reducir tiempos de desarrollo y ahorrar aproximadamente en un 60% los materiales que normalmente se usan. La pasta comprimida con la que se imprime está hecha de fibra de vidrio, acero, cemento y adherentes, además de material de construcción reciclado. En el 2015 la misma compañía construyó una torre de departamentos de 5 pisos, además de una mansión.

Henn na Hotel ubicado en Tokyo, Japón, es un hotel operado 100% por robots

Gracias al contexto mencionado nos podemos dar cuenta que la tecnología apoya a las formas de construir, optando por pasar de lo tradicional a lo disruptivo, ahorrando costos y tiempo sin sacrificar seguridad y calidad. Sin embargo, los avances no solamente están ahí. Los podemos encontrar en las formas de operar el negocio, el contacto con el cliente y puede brindar ayuda para maximizar la experiencia del consumidor en determinado establecimiento, llámese hotel, plaza comercial, departamentos, etcétera. Lo dejo a su criterio e imaginación.

Ahora veamos como ejemplo a Henn na Hotel (hotel raro en español), ubicado en Tokyo, Japón, el cual es un hotel operado 100% por robots y cuenta con 72 habitaciones. El front desk para realizar el check in y check out es atendido por un humanoide y dos robots con forma de velociraptor, los cuales serán los encargados de facilitar los procesos de entrada y salida.

La construcción con tecnología de impresión en 3D permite la asequibilidad de la vivienda, reduce tiempos de desarrollo y se ahorra aproximadamente 60% de los materiales que normalmente se usan

De ser necesario, los huéspedes pueden guardar las maletas y un brazo robótico, muy al estilo de los que arman autos, será el encargado de guardarlo. O bien, un robot puede apoyar para llevar el equipaje hasta la habitación. Los cuartos son limpiados por robots barredores, y éstos están diseñados para que sean fáciles de limpiar, además dentro hay un robot el cual le hablas para controlar algunas cuestiones del cuarto, por ejemplo: apagar las luces. Se espera que en unos años más éste robot sea capaz de recordar caras y saludar al huésped, haciendo más personal y cálida la estadía, rompiendo con la frialdad tecnológica.

Gracias a la tecnología los costos de operación y construcción se pueden llegar a decrementar, aunque en un inicio puede llegar a representar una gran inversión por el tema de adaptarse, aprender y empezar a usarla. Las cuestiones aquí son: ¿cuándo podemos ver dicha tecnología en México? y ¿por qué en el desarrollo inmobiliario se sigue optando por hacer las cosas de forma tradicional? El miedo y los riesgos de inversión nos mantienen dentro del status quo.

El futuro es increíble y no es necesario imaginarlo porque ya está aquí. Dentro de los próximos años, si es que la Ley de Moore, la cual menciona que cada 24 meses los procesadores aumentan al 100% su capacidad y desempeño, sigue vigente, esta tendencia de robots, humanoides e inteligencia artificial cada vez será más común en el mundo. ¿En México se nos quitará el miedo?

Por Eduardo Bremer González, Grupo 4S

Este es un artículo de la edición 112 http://inmobiliare.com/inmobiliare-112/