La industria inmobiliaria ha cambiado mucho en los últimos años, lo que ha representado un reto para todos los involucrados. La forma de atacar al mercado es uno de los factores en los que hemos tenido que innovar, esto debido, en parte, a la tecnología y las redes sociales. La gente ya no usa las mismas herramientas a la hora de comprar o buscar vivienda para renta. Pero, lo más importante de todo, no es simplemente anunciarse en plataformas nuevas, sino entender que el cliente por sí mismo es diferente y, por lo tanto, sus necesidades también lo son.

Quienes actualmente buscan casa son los millennials, aunque la siguiente generación ya se acerca a formar parte del mercado. Estos jóvenes, y su ideología, son muy diferentes a sus padres. Ya no se piensan que tener una casa sea necesariamente sinónimo de estabilidad, en parte, por la precariedad de un mercado laboral que es inestable en todo el mundo, y la capacidad de las redes para identificar nuevas oportunidades de trabajo o negocio; lo que significa, necesitar la capacidad y flexibilidad de movimiento, sin incurrir en la clase de compromiso como es adquirir una deuda a largo plazo de un crédito hipotecario.

Prefieren no tener deudas de esa magnitud y destinar su dinero en otro tipo de cosas (como viajes o experiencias), o invertirlo para obtener rendimientos que les aseguren ingresos en caso de que no cuenten con trabajo. El rentar les da la flexibilidad de moverse de un lugar si no les gusta y no estar atados a un espacio en específico. Para ellos, es más cómodo poder mudarse si su lugar de trabajo cambia, que tener que dedicar tiempo de calidad a sus traslados, o vivir cerca de los lugares que frecuentan sin tener que moverse grandes distancias. Por otro lado, la presencia de redes y la posibilidad de buscar casa en internet, a través de buscadores cada vez más especializados, significa que los millennials tienen mayores posibilidades que las generaciones que los precedieron, de encontrar una casa que responda a todas sus necesidades. Todos estos factores significan que la industria inmobiliaria tiene que estar dispuesta a hacer cambios para adaptarse a este nuevo mercado, si no quiere quedarse estancada.

Aunado a esto, nos encontramos con la situación de que la demanda de vivienda en la Ciudad de México va en aumento y no hay suficiente oferta, por lo que los precios también están subiendo, tanto en renta, como en la compra de propiedades. Existe una gran oportunidad de crecimiento en el sector que debemos aprovechar.

Una opción es invertir en desarrollos inmobiliarios que se hagan concretamente para la renta. La vivienda vertical permite que más personas estén en zonas céntricas, que es parte de lo que busca el mercado actual, y fomenta además un segmento secundario consistente en servicios para los edificios: las cuotas de mantenimiento, administración de condominios, y la posibilidad de ofrecer servicios adicionales a los arrendatarios también representan una fuente de ingresos para los desarrolladores inmobiliarios y los administradores de condominios, que al final del día redundan en beneficio para los inversionistas de un inmueble que tenga como característica el tener áreas comunes, que permitan el cobro de dichos servicios por separado.

Muchos millennials están dispuestos a pagar por estos servicios, pero las empresas que los provean deben conocer muy bien el mercado al que se dirigen, su capacidad de pago y sus necesidades. Este mercado está acostumbrado al tipo de servicios que normalmente se reciben por medio de las nuevas tecnologías. Muchos son adversos a contratarlos en paquetes que incluyan cosas que no utilicen, por lo que hay una oportunidad de negocio para los desarrolladores y administradores de condominios en ofrecer un diferenciador como este. Ofrecer (y anunciar) estos cobros pueden, en un mercado tan competido, ser una característica distintiva entre una empresa inmobiliaria y otra.

Para lograr la calidad en el servicio a la que el mercado millennial está acostumbrado, los proveedores (llámense administradores de condominios, inmobiliarias o administradores de la inversión) deben enfocarse en la experiencia del cliente y en disminuir la fricción.

Por Jordi Greenham/ CEO & CoFounder Homie.mx

Este es un fragmento del artículo LOS MILLENNIALS SEGUIRÁN SIENDO TENDENCIA , de la edición 111 http://inmobiliare.com/inmobiliare-111/